El pésimo servicio que ofrece la Ruta Periférico y la alta demanda de transporte para los habitantes de las colonias en la periferia del área metropolitana ha provocado que los usuarios recurran a los taxis pirata, un negocio acaparado por Antorcha Campesina que ofrece viajes compartidos con tarifas de 10 a 30 pesos.

Fue el pasado viernes que, tras un conflicto por la disputa de una base en la Vía Atlixcáyotl, el gobernador Miguel Barbosa Huerta anunció que no tolerará el servicio de taxis pirata que está acaparado principalmente por grupos ligados a Antorcha Campesina, ya que es un servicio irregular.

 

Mal servicio de la Ruta Periférico

En una consulta realizada con usuarios de la Ruta Periférico en la parada de Cuatro Caminos, se pudo deducir que una constante en las quejas contra el servicio es la irregular frecuencia de paso y las viejas unidades que son usadas para prestar el servicio que va del municipio de Coronango al de Amozoc, en dos derroteros.

"No pasan rápido, hoy (domingo) menos. Entre semana se tardan hasta 30 minutos y el problema es que luego acá ya llegan llenos, por los que salen de Volkswagen y Finsa. Entonces tenemos que esperar otra unidad", explica una de las usuarias, que diariamente va de Ciudad Universitaria a Cuautlancingo y viceversa.

El pasaje para esta ruta es de 10 pesos, pues anteriormente era de 7.50 pero subió con el aumento al pasaje que el gobierno del estado autorizó el año pasado, a pesar de que se trata de una ruta suburbana y para las cuales se dijo, inicialmente, que no estaba autorizado que elevaran sus tarifas.

Por los 10 pesos de tarifa, los usuarios reciben servicio en unidades antiguas y descuidadas, tanto camiones como microbuses, de los cuales se puede ver que algunos son reciclados pues los rótulos de Línea Periférico están sobre emblemas de otras rutas del transporte público.

Según información periodística, el servicio de la Ruta Periférico está concesionado al empresario Jesús Padilla Zenteno, socio de la empresa Sistema de Transporte Metropolitano de Puebla y fundador de la firma Corredor Insurgentes S.A de C.V. (CISA), con la que también opera la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA).

El servicio ha tenido críticas desde su creación. Fue en el gobierno de Mario Marín Torres que se crearon tres rutas de la línea Bicentenario, posteriormente se cerró una y tras un accidente en 2010 se canceló la concesión del transporte para el Periférico Ecológico, el cual tenía una frecuencia aceptable pero con camiones viejos y que circulaban hacinados.

Posteriormente la administración de Rafael Moreno Valle le entregó la concesión a Estrella Roja y nuevamente la frecuencia de viajes disminuyó, además de que se emplearon camiones reciclados de la ruta que va de Puebla a San Martín Texmelucan.

 

Ven en taxis pirata la solución

La desaparición de la primera ruta Bicentenario trajo consigo el nacimiento de los taxis pirata donde conductores de vehículos de alquiler negro con amarillo comenzaron a ofrecer viajes del Bulevar Forjadores a la 11 Sur y de ese punto a Ciudad Universitaria por una cuota de 10 pesos por persona.

Con hasta seis personas por automóvil comenzaron a brindar el servicio como una alternativa más rápida pero a su vez más insegura, por lo que los operativos en su contra comenzaron a aparecer y con ello la frecuencia del servicio que se mantuvo de forma cada vez más clandestina.

Con el auge de la plataforma Uber y la posterior llegada de Cabify y otras aplicaciones, los automóviles colectivos sin rótulos comenzaron a brindar este servicio con un costo de 10 pesos por cada parada, es decir, si el tramo a recorrer era mayor, entonces el viaje colectivo podía salir hasta en 40 pesos por persona.

La clandestinidad del servicio no impidió que los taxis pirata alcanzaran un nivel de estructura como el de una línea de transporte legalmente establecida, por lo que se colocaron casetas o enlonados para ser usados como bases.

En los principales destinos del Periférico Ecológico como el Bulevar Forjadores, la 11 Sur, el Bulevar Valsequillo y, desde luego, la Vía Atlixcáyotl, se encuentra personal que cobra el peaje a los usuarios y ofrece el servicio aprovechándose de la demora de los camiones de la Ruta Periférico.

El esquema de tarifa es según el trayecto, por lo que las tarifas más frecuentes van de los 10 a los 30 pesos por persona, es decir, en cada viaje se obtienen ingresos promedio de 50 a 150 pesos ya que suelen esperar a que por cada viaje vayan de cinco a seis pasajeros.

La demanda ha provocado que aparezcan cada vez más vehículos intentando ofrecer el servicio, por lo que los conductores han encontrado protección en organizaciones como Antorcha Campesina, que se ha apropiado de algunas bases y se encarga de ahuyentar a los choferes que no están dentro de su esquema.

Esta situación ha provocado choques violentos como el registrado en junio o el del pasado jueves, donde ha habido desde amenazas hasta golpes o balazos, causando tensión en la zona.

Foto: Agencia Enfoque

Foto: Agencia Enfoque