El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta aseguró que terminará con las concesiones pirata del transporte público que, dijo, Antorcha Campesina opera en Puebla, y al tiempo, sentenció que no se dejará amedrentar por presiones, gritos o sombrerazos de la agrupación.

El mandatario señaló que existe una investigación sobre los transportistas piratas de la organización, particularmente de sus operaciones en la capital del estado e Izúcar de Matamoros.

En su conferencia de prensa de este viernes, Barbosa condenó la confrontación que taxistas protagonizaron este jueves en la Vía Atlixcáyotl, por bases de operación, al señalar que se trata de permisos ilegales.

Señaló que, a diferencia de anteriores gobiernos, su administración no permitirá la operación de las concesiones piratas de Antorcha Campesina.

“Mi gobierno no será otro gobierno más donde se solapó todo. A mí nadie me toca la puerta de mi oficina para venirme a plantear el tema de una concesión, ni de una ruta; nadie. Ni nadie me viene a plantear cosas para compensar políticamente a un líder, a una organización. Y no voy a dejar que mi gobierno se manche; vamos a limpiar esto”, sentenció. 

El gobernador ser refirió al resolutivo que el jueves emitió la Sala Regional Ciudad de México del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), en el que negó al Movimiento Antorchista Poblano (MAP) el registro de nuevo partido político local en Puebla, al señalar que se trata de la decisión de un poder autónomo y en el que no influye ningún actor ajeno a este.