El corazón de Atlixco está detenido de nueva cuenta, tras la visita de empleados del área de protección civil del Estado de Puebla, debido a que los restauranteros prefieren no arriesgarse a una sanción y hoy volvieron a cerrar las puertas.

Por su parte el gobierno local acordonó de nueva cuenta el zócalo de la ciudad, con el fin de que ni atlixquenses ni turistas puedan estar en él, además exhortó a los prestadores de servicios en el sector de alimentos a no reabrir con venta y consumo en el local.

“Pedimos al gobierno estatal que nos permita trabajar, el alto riesgo de contagio de covid no está en nuestros locales, somos empresarios acostumbrados a tener higienizado el lugar, a darle un manejo limpio a los alimentos, a cumplir con las normas de la SSA, el riesgo de contagio está entre los que venden en vía pública, en el tianguis, ahí es donde deberían hacer operativos”, comentó uno de los locatario quien tiene un restaurante de mariscos en uno de los portales.

También les llamó la atención que el operativo sólo se realizó en el centro de la ciudad, mientras que los restaurantes del corredor gastronómico siguen laborando, a pesar de que ponen letreros de cerrado, continúan metiendo gente y atendiendo dentro.

En tanto, el alcalde Guillermo Velázquez señaló que el motivo del operativo de este 21 de julio fue consecuencia de una confusión, pues le mal informaron al gobernador sobre cómo estaban trabajando los restauranteros en Atlixco, cuando ellos están cumpliendo cabalmente con las indicaciones.

De esta forma se pone pausa al sano retorno y al rescate de la economía atlixquense que vive de la venta de alimentos en lugares establecidos. Algunos de los microempresarios se resignaron nuevamente a vender solo para llevar o a domicilio.