El gobierno de Puebla emitió un decreto para asumir el control de la seguridad pública en la capital del estado por un año a partir del 13 de julio, periodo que implica prácticamente lo que resta de la administración de la presidenta municipal Claudia Rivera Vivanco.

En el documento, la administración estatal expone que existe una alteración del orden público, lo que constituye un motivo suficiente para que el gobernador del estado asuma el mando de la Policía Municipal.

El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta ya intentó asumir la responsabilidad de la seguridad en la Angelópolis, mediante un decreto publicado en marzo pasado, pero Rivera Vivanco se inconformó al considerarlo un acto inconstitucional, por lo que incluso presentó una controversia ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

En su conferencia de prensa de este jueves, Barbosa refirió que su gobierno ha demostrado que la incidencia delictiva en la capital ha disminuido, pero por la intervención de la Secretaría de Seguridad Pública de su gobierno y no por un logro de la comuna.