En la catedral de Puebla, el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, indicó que este domingo, de manera simultánea, las diócesis de Puebla, Tlaxcala, Tehuacán y Huajuapan se unieron para pedir a la imagen de Nuestra Señora de Ocotlán que pronto pase la pandemia. 

En la tradicional misa dominical, realizada a puerta cerrada por la pandemia desde el pasado mes de marzo, la arquidiócesis de Puebla informó que inició este día la cadena de oración en conjunto con las cuatro diócesis en el marco de la festividad de Nuestra Señora de Ocotlán. 

"El octavario inicia hoy 5 de julio a las 10 de la mañana en las respectivas catedrales y terminamos el 12 de julio a la misma hora, 10 de la mañana, con la consagración de nuestra provincia eclesiástica a nuestra Señora de Ocotlán, que interceda por la salud de nuestros enfermos y por el fin de la pandemia", comentó.

Explicó que el objetivo es que los católicos se unan a una oración que finalizará el próximo domingo.

El arzobispo recordó que en el año de 1541 la Virgen de Ocotlán libró al pueblo de una pandemia, mostrando a Juan Diego un agua sanadora, por lo que elevó una oración para que cese el Covid-19.

Agregó que los estragos de la pandemia han sido devastadores, causando la pérdida irreparable de seres queridos; dolor tanto de enfermos y sus familias, que no pueden estar cerca de ellos; así como un personal sanitario desgastado, poniendo en riesgo su vida para salvar a sus hermanos y perdidas de trabajo y aumento de la pobreza.

"Madre nuestra de Ocotlán –pedimos-  que nos pongas en el hueco de tus manos y que alcances la salud de nuestros enfermos e intercedas para que termine está

pandemia que tanto dolor y sufrimiento a causado y cuya consecuencias son adversas para la sociedad y para la iglesia", expresó Sánchez Espinosa

Finalmente exhortó a que todos los católicos permanezcan en casa y quien tenga que salir por necesidad de trabajo siga todas las recomendaciones emitidas por las autoridades sanitarias para evitar más contagios de Covid-19.