El gobernador Miguel Barbosa Huerta y la dirigencia de Morena en Puebla coincidieron en que es inoportuno realizar la elección interna del partido en medio del pico más alto de contagios de Covid-19.

Como las 15 asambleas distritales para elegir consejeros están programadas para el 19 de julio, y el Congreso Estatal para elegir dirigencia el 9 de agosto, los líderes partidistas vieron más viable postergar el proceso interno.

El enlace nacional y actual encardado de Morena en Puebla, Carlos Evangelista Aniceto, reconoció que no es momento para celebrar una elección con cientos de personas, pues se podría desatar una cadena de contagios.

En entrevista telefónica secundó la postura del gobernador, respecto a que no se debería realizar la renovación del Comité Ejecutivo Estatal (CEE), sin embargo, enfatizó que Morena fijó las fechas solo de forma tentativa, para acatar una sentencia del TEPJF.

Aclaró que el partido está consciente de que la pandemia no ha cesado, pero el CEN estaba obligado a publicar a más tardar el martes una convocatoria para sus comicios, pues ese día venció el plazo que puso el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Esto al recordar que en febrero se emitió la sentencia que ordenaba al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) a emitir en máximo cuatro meses un calendario para su elección.

El también secretario de Combate a la Corrupción del CEN puntualizó que no es un hecho que las asambleas se lleven a cabo, pues se espera el aval de la Secretaría de Salud federal.

Enfatizó que el CEN solicitó una opinión a la dependencia y, si rechaza la realización de asambleas, el partido presentará el veredicto al TEPJF, para que este determine si otorga una prórroga para el proceso interno.

Asambleas son inoportunas

Sobre el proceso interno de Morena el gobernador Miguel Barbosa Huerta calificó de inoportuna la convocatoria emitida el martes, pues refirió que las asambleas representan un riesgo para las personas.

En su rueda de prensa matutina de este día, aprovechó para afirmar que no se involucrará en el proceso de renovación de la dirigencia.

“No voy a dar opinión, no me voy a meter. Su celebración es totalmente inoportuna en medio de la curva más alta de contagio en Puebla, imagínense asambleas en donde se estén debatiendo, estén ahí, interactuando, donde la sana distancia no se respete, donde no usen cubrebocas en lugares cerrados. ¡Qué inoportunas! Un solo contagiado (…) tiene más importancia que toda la celebración de ellas”, comentó.

Aún con Covid, Morena está listo

En el supuesto de que la Secretaría de Salud federal apruebe las asambleas, Evangelista Aniceto sostuvo que Morena está preparado y capacitado para celebrar su elección con medidas de prevención.

Si bien las 15 asambleas distritales y el Congreso Estatal implicarían la concentración masiva de personas, vio posible poder celebrarlas con un protocolo que evite el contacto de personas.

Y es que explicó que los estatutos del partido no contemplan otro método de elección más que el de asambleas, por lo que solo ese podría utilizarse.

En el plano político, aseguró que la militancia se encuentra organizada para participar y descartó una división interna que provoque los conflictos registrados en la elección de 2019, que fue anulada por el TEPJF.

Elección con asambleas sí, o sí

Carlos Figueroa Ibarra, secretario de Derechos Humanos del CEN, también coincidió en que no se debería celebrar la elección porque la pandemia continúa al alza.

En entrevista por separado enfatizó que, si no hay prórroga del TEPJF, las asambleas serían la única vía para elegir a la dirigencia de Morena en Puebla, así que el partido estaría en un grave conflicto.

Culpó al presidente interino del CEN, Alfonso Ramírez Cuéllar, de no generar condiciones para celebrar la elección por otra vía y provocar una fractura al interior del partido, que impide llegar a acuerdos.

Y es que aseveró que, de haber unificado a Morena, se pudo reformar el estatuto para definir un método para la elección afín a las circunstancias.