Morena programó renovar su dirigencia en Puebla el domingo 9 de agosto, en una elección cerrada, pero solo si la Secretaría de Salud federal y la pandemia por Covid-19 lo permiten.

El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) aprobó el nuevo calendario para su elección interna, y este contempla un Congreso Estatal en Puebla, con la participación de 150 congresistas electos en los 15 distritos del estado.

El evento se agendó para el 9 de agosto a las 11 de la mañana, con el fin de elegir al Comité Ejecutivo Estatal (CEE) para el periodo 2020-2023.

En la elección participarían únicamente los 150 congresistas, quienes podrían postularse a alguna de las 13 carteras disponibles y a la vez podrían votar por los demás candidatos.

Los participantes serán electos previamente en asambleas distritales que se realizarían el último fin de semana de julio.

Las personas electas en los distritos no solo tendrán su lugar en el Congreso Estatal, sino que en automático pasarán a ser parte del Consejo Estatal por los próximos tres años.

La convocatoria aprobada por el CEN mantiene los requisitos iniciales: no obliga a renunciar o pedir licencia a los aspirantes que ostenten un cargo público y únicamente señala que deberán separarse del cargo si resultan electos para integrar la dirigencia nacional o estatal.

Esperan luz verde de Salud

Las fechas, las asambleas y el congreso están a expensas de que la Secretaría de Salud federal los apruebe, puesto que implican la concentración masiva de personas en un mismo lugar.

En vista de que los contagios por Covid-19 siguen al alza en el estado y todo el país, el CEN solicitó una opinión de la dependencia federal sobre la viabilidad de realizar el proceso interno.

Morena programó su renovación de dirigencias para acatar la sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que dio un plazo de cuatro meses para convocar a su elección y ese plazo venció el martes.

Si la Secretaría de Salud rechaza la realización de asambleas, el partido presentará el veredicto al TEPJF, para que este determine si otorga una prórroga para el proceso interno.

Aspirantes esperan desde hace un año

Los aspirantes a la dirigencia de Morena en Puebla llevan casi un año de espera para competir, pues la elección se ha postergado varias veces.

Originalmente se llevaría a cabo en agosto del año pasado, pero el TEPJF la suspendió en la etapa de asambleas debido a hechos de violencia y múltiples inconsistencias en el padrón de militantes.

Desde entonces han confirmado su interés de postularse: el diputado federal del distrito 6 de Puebla capital, Alejandro Carvajal Hidalgo; el secretario General del partido, Édgar Garmendia de los Santos, y el excandidato a la gubernatura, Abraham Quiroz Palacios.

También los consejeros nacionales Pablo Salazar Vicentello e Iván Camacho Mendoza, actual regidor del ayuntamiento de Puebla.

El delegado nacional en funciones de dirigente estatal, Mario Bracamonte González, ha evitado confirmar su aspiración, pero en la elección de agosto de 2019 buscó ser congresista, el primer requisito para ser candidato a la dirigencia.