Armadoras automotrices, restaurantes y comercios del Centro Histórico se preparan para abrir sus puertas en el pico máximo de la pandemia del coronavirus en Puebla.

El sector productivo de la entidad no atenderá más el llamado del gobierno estatal para mantener el confinamiento, pues los dirigentes empresariales aseguran que no es posible continuar con las cortinas abajo por más tiempo e inclusive advierten una quiebra.

Este jueves, Puebla registró otro record de contagios al sumar 294 nuevos casos en 24 horas, mientras que los muertos ya llegan a 775, según cifras de la administración estatal.

Está Puebla en el pico máximo de contagios

De acuerdo con las estimaciones del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y de la Secretaría de Salud federal, sería en la tercera semana de junio cuando Puebla registre el máximo número de contagios diarios.

En su conferencia de prensa de este miércoles, el subsecretario de Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, indicó que el promedio de casos diarios en la entidad superó en un 90 por ciento las estimaciones, pues indicaban entre 120 y 130 pero superan los 200 por día.

El funcionario indicó que aún no se observan datos que hablen de un descenso de los contagios en Puebla, que esta semana opera bajo un semáforo rojo que implica máxima alerta de transmisión del patógeno.

Audi anuncia regreso el lunes; VW ya hace capacitaciones

Con ese panorama, dos de las empresas más grandes de la entidad, Volkswagen Audi, se preparan para reanudar su producción. Estas representan una fuerza laboral de más de 40 mil empleados que no solo residen en Puebla sino en entidades vecinas como Tlaxcala.

El Sindicato Independiente de Trabajadores de Audi de México (Sitaudi) anunció este jueves que el lunes volverá al trabajo el primer turno, con 30 por ciento del personal, lo que implica mil 560 colaboradores en la planta ubicada en San José Chiapa.

En la empresa de autos de lujo el regreso a las labores se dará de manera paulatina y conforme a lo establecido por la Secretaría de Salud y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); además adelantó que los trabajadores recibirán un kit de seguridad sanitaria en sus respectivas áreas y el uso de cubre bocas será obligatorio.

En tanto, VW retomó actividades este martes con 1 mil 100 colaboradores a fin de capacitarse para la nueva normalidad, bajo un centenar de medidas de sanidad entre las que destaca la aplicación de pruebas rápidas de detección de Covid-19.

Las armadoras intentaron abrir desde el primero de junio, cuando el gobierno federal concluyó la Jornada Nacional de Sana Distancia, pero el gobierno del estado emitió un decreto en el que advirtió que no había condiciones para reanudar las actividades.

Posteriormente, la administración estatal anunció que las factorías podrían reanudar el 15 de junio, pero ante el incremento en los contagios, emitió un nuevo decreto para frenar la reapertura.

Restaurantes dan tregua de cuatro días

Por otra parte, el martes la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) anunció que esperaría cuatro días más para atender en mesas a sus clientes y no sólo mediante servicio para llevar, lo que implica que los establecimientos abrirían este fin de semana.

La presidenta del organismo, Olga Méndez Juárez, incluso mencionó que desde el lunes 60 negocios comenzaron a operar en sus terrazas o patios, ya que ese era el acuerdo con la autoridad estatal.

Pero Protección Civil del municipio de Puebla hizo visitas para pedirles que levantaran su mobiliario y que sólo vendieran comida para llevar, lo cual los tomó de sorpresa ya que creyeron que con acatar el ordenamiento estatal estaban cumpliendo.

En el Centro Histórico, por lo menos una decena de comercios también subieron sus cortinas, aunque con algunas medidas de sanidad como protecciones de acrílico para sus empleados y también restringen el número de personas que están adentro de sus instalaciones.