En Chilpancingo, Guerrero, una enfermera se quitó la vida luego de contraer el coronavirus (Covid-19) en su centro de trabajo. Previamente, arremetió contra las autoridades a través de redes sociales, a quienes acusó de indiferentes contra el personal de salud ante la pandemia.

La profesional de la salud fue identificada como María del Carmen Galeana, quien se desempeñaba como enfermera en el área Covid-19 del hospital “Raymundo Abarca Alarcón”, donde otros trabajadores ya habían hecho público la falta de equipo necesario para protección médica.

Reportes indican que  la semana pasada los directivos del nosocomio ordenaron el aislamiento de María del Carmen junto a otras cuatro enfermeras, ya que habrían presentaron síntomas de covid-19. Cabe destacar que las cinco señaladas estaban en la primera línea de batalla.

El pasado 31 de mayo, María del Carmen tomó la decisión de suicidarse en el domicilio donde convalecía, ubicado en la colonia Haciendita, al sur de esta capital, como indicaron informes oficiales.

Su desgaste físico y moral quedó evidenciado en sus publicaciones en redes sociales, donde acusa que los trabajadores y trabajadoras del sector salud enfrentan la pandemia a costa de su vida.

“Fui muerto por quienes hicieron a las regiones responsables de la priorización del gasto sanitario, dejándome sin los implementos para protegerse; fui muerto por la corrupción, por aquellos a quienes la ley no reconoce como traidores a la patria; fui muerto por la pobreza que no dejó que la gente siguiera tolerando la infinentena; fui muerto por el individualismo, el yo único, el dios propio, el centro del universo, por aquel que cree que nadie más importa”, compartió la enfermera.

Apenas días antes de su muerte, la enfermera escribió un extenso mensaje:

“Mientras los muertos no sean tus muertos, no entenderás la gravedad de lo que estamos viviendo.

La sociedad sigue incrédula ante la situación por la cual estamos pasando, no, no son héroes sin capa, son personal de salud que día a día velan por tu familiar enfermo, que salieron de casa porque no tenían otra opción, todos trabajamos por necesidad, pero hay prioridades, ellos no podían suspender sus labores y se enfrentaron para cuidar, alentar y estar al pendiente al pie de la letra las recomendaciones para el paciente; en la facultad nos educaron para perseverar la salud de nuestros pacientes, no para dañar o empeorar”.

Un mes después de este mensaje, María del Carmen se quitó la vida tras contagiarse de covid-19 en su centro de trabajo.

 

Foto: Twitter / @araceli_ocampo_