Morena renovará su dirigencia en Puebla a principios de junio en un congreso estatal, pero falta definir las reglas para competir, ya que se darán a conocer hasta el 5 de mayo.

El partido publicó el domingo casi a la medianoche la convocatoria para su proceso interno, pero solo contiene los plazos y disposiciones generales, más no los lineamientos específicos.

Para la renovación del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) en Puebla y en los otros 31 estados, solo indica que las elecciones se realizarán del 16 de mayo al 13 de junio.

No obstante, no se fijó un calendario que precise la fecha para la elección en cada entidad, así que lo único seguro es que la totalidad de las dirigencias de todo el país estarán conformadas el 13 de junio.

El comité de Puebla se elegirá en un congreso estatal, en el que solo podrán participar congresistas electos previamente en los 15 distritos electorales federales que existen en el estado.

En la elección del año pasado, que fue anulada por el TEPJF, en cada distrito habría una asamblea para elegir a 10 congresistas, es decir, que el congreso estatal lo integrarían 150 congresistas, todos ellos con derecho a postularse para alguna de las 13 carteras del comité estatal.

Sin embargo, ahora la convocatoria no detalla si quiera cuántos congresistas se elegirán por distrito, así que tampoco se sabe cuántos conformarán el congreso.

Tampoco se indica el método para seleccionar en los distritos a los congresistas, y mucho menos el método para votar por la dirigencia estatal.

Estos aspectos se darán a conocer a más tardar el 5 de mayo, lo cual deja entrever que se usarán varios métodos y no uno solo para todo el país.

Los estatutos del partido indican que en los distritos se pueden celebrar asambleas o tómbolas, para elegir por insaculación a los congresistas, mientras que para la dirigencia estatal se contempla la votación en urnas o la encuesta, ya que este último método se aplicará para elegir al Comité Ejecutivo Nacional (CEN).

No exigen renuncia a aspirantes

Lo que sí adelanta la convocatoria es que para postularse no se exigirá la renuncia a los aspirantes que ostenten cargos públicos o de dirección en el partido.

Esto significa que los actuales dirigentes de Morena, así como diputados, senadores o alcaldes interesados en contender, no tendrán que separarse de sus puestos sino hasta que resulten electos, si es el caso.

Como requisitos para postularse, los aspirantes deberán estar “en pleno uso y goce de sus derechos partidarios”; no haber sido sancionados con la suspensión de sus derechos dentro del partido y estar debidamente inscritos en el padrón de militantes.

El resto de los requisitos son sobre educación y valores, pues se exige a los interesados que: “en su quehacer cotidiano sean portadoras y portadores de una nueva forma de actuar, basada en valores democráticos y humanistas y no en la búsqueda de la satisfacción de intereses egoístas, personales, de facción o de grupo”.

También que no participen ni permitan “ninguno de los vicios de la política neoliberal: el influyentísmo, el amiguismo, el nepotismo, el sectarismo, el grupismo, el patrimonialismo, el clientelismo, el uso de recursos para imponer o manipular la voluntad de otras y otros, la corrupción y el entreguismo”.

Repetirán aspirantes

El exdelegado Mario Bracamonte González; el diputado federal Alejandro Carvajal Hidalgo y el excandidato a la gubernatura, Abraham Quiroz Palacios, se apuntan para competir de nuevo por la dirigencia de Morena en Puebla, ya que también fueron aspirantes en el proceso interno de octubre, anulado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Lo mismo el secretario General del partido, Édgar Garmendia de los Santos; el consejero nacional Pablo Salazar Vicentello y el coordinador de delegados del DIF estatal, Eduardo Gandur Islas, también diputado local suplente del presidente del Congreso local, Gabriel Biestro Medinilla.