Mario Bracamonte González negó de nuevo haber sido destituido de la presidencia de Morena en Puebla e insistió que conserva el cargo a pesar de que los miembros de la dirigencia y el consejo estatal ya dan por hecho su remoción.

A través de sus redes sociales, quien fuera nombrado delegado nacional en enero de 2019 sostuvo que se mantiene al frente del partido y la versión de su salida es falsa.

Se dijo desconcertado ante la noticia de su destitución porque afirmó que no ha sido notificado y para concretarla hay un proceso estatutario que no se ha cumplido.

“Siempre he sido institucional y observante de la legalidad. Corre la versión de que he sido destituido del cargo con que me honró mi partido. Voces interesadas hacen eco a tal cosa. La verdad es que ninguna resolución en tal sentido me ha sido notificada”, aseguró en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter.

El pronunciamiento se difundió la noche del miércoles, tras darse a conocer un memorándum en el supuestamente se informaba su remoción a los miembros del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) y del consejo estatal. 

Bracamonte González puso en duda la veracidad del documento presuntamente avalado por el líder nacional, Alfonso Ramírez Cuéllar, y advirtió que, mientras no se demuestre su autenticidad, el oficio es apócrifo.

“Aunque corre en redes un documento, que de no demostrarse lo contrario, es apócrifo, no se ha cumplido el procedimiento estatutario. Morena no puede quedar sin dirigentes”, sentencia el comunicado.

Niega ambición; seguirá siendo delegado

Bracamonte González negó que se aferre al cargo por ambición, sino que ante la inexistente remoción, continuará como delegado en funciones de presidente del CEE.

“No es la ambición lo que me mueve y de ello hablan mis actos, permaneceré al frente del partido sirviendo a su militancia, sobre todo a los más pobres y excluidos, porque soy patriota y soy obradorista”, concluyó.

Consejeros ya lo ven fuera 

El documento al que se alude fue circulado por consejeros estatales y su contenido ha sido validado por miembros del comité estatal, pues todos coinciden en que les llegó el oficio de la dirigencia nacional.

El circular fue emitido el pasado 5 de marzo y supuestamente confirma que la destitución de los delegados de todo el país —incluido Puebla— se acordó el pasado 28 de febrero, en la primera sesión del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) encabezada por Ramírez Cuéllar.

El oficio también señala explícitamente que la dirigencia y al consejo estatal están impedidos para designar líderes provisionales y se les solicita que esperen instrucciones del CEN.

“Se solicita a los integrantes de Comités Ejecutivos Estatales y Consejos Estatales abstenerse de realizar nombramientos de delegados y/o procedimientos de sustitución de titulares en aquellas secretarías que se encuentran sin responsable designado hasta en tanto este órgano nacional emite los lineamientos a seguir sobre el procedimiento”.