La dirigencia nacional de Morena confirmó que Mario Bracamonte González ya no es delegado del partido en Puebla desde hace un mes, a pesar de que este se niega a abandonar la dirigencia estatal.

En su página de internet el partido publicó el memorándum donde se informa la destitución, y es el mismo documento que Bracamonte González se negó a reconocer y tachó de apócrifo cuando circuló en redes sociales.

El oficio fue publicado de forma oficial apenas la semana pasada, pero el Comité Ejecutivo Estatal (CEE) lo recibió desde principios de mes y lo circuló entre la militancia, por eso llegó a los medios de comunicación. 

El 11 de marzo e-consulta dio a conocer que la remoción de Bracamonte González se realizó a través de un memorándum firmado por Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente interino del Comité Ejecutivo Nacional (CEN).

El documento tiene fecha del 5 de marzo, pero precisa que la destitución de todos los delegados de Morena —incluido el de Puebla— se acordó el pasado 28 de febrero, en la primera sesión del CEN encabezada por Ramírez Cuéllar.

“Con fecha de 28 de febrero de 2020, en sesión urgente del Comité Ejecutivo Nacional se acordó la suspensión de funciones de todos los delegados designados en las secretarías acéfalas de los Comités Ejecutivos Estatales y presidencia”, indica el oficio que, ahora se confirma, es totalmente oficial.

El documento puede consultarse en la portada de cualquiera de las dos paginas del partido: morena.com ó morena.si.

Bracamonte se niega a irse

Tras la difusión del memorándum en medios de comunicación, Bracamonte González lo desconoció, señaló que era falso y que se mantenía al frente del partido. 

El mismo 11 de marzo, el ahora exdelegado nombrado en enero de 2019 sostuvo que no había sido notificado de su remoción, además de que para concretarla existe un proceso estatutario que no se había cumplido.

“Siempre he sido institucional y observante de la legalidad. Corre la versión de que he sido destituido del cargo con que me honró mi partido. Voces interesadas hacen eco a tal cosa. La verdad es que ninguna resolución en tal sentido me ha sido notificada. Aunque corre en redes un documento, que de no demostrarse lo contrario, es apócrifo, no se ha cumplido el procedimiento estatutario. Morena no puede quedar sin dirigentes”, aseguró en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter.

Desde entonces se ha mantenido incluso más activo al interior del partido y en redes sociales, pues a pesar de su destitución, sigue actuando como dirigente y ha tomado protesta a los comités municipales de Morena en Huauchinango, Huaquechula, Juan N. Méndez y Zapotitlán de Méndez.

Prohíben organizar elecciones

Si bien se concretó la salida de Bracamonte González, en el oficio emitido por el CEN también se pidió explícitamente a la dirigencia y al consejo estatal de Puebla no designar líderes provisionales.

“Se solicita a los integrantes de Comités Ejecutivos Estatales y Consejos Estatales abstenerse de realizar nombramientos de delegados y/o procedimientos de sustitución de titulares en aquellas secretarías que se encuentran sin responsable designado hasta en tanto este órgano nacional emite los lineamientos a seguir sobre el procedimiento”, sentencia el memorándum.

A la vez se precisa que esta decisión busca “garantizar el debido funcionamiento y garantizar la unidad de todos los integrantes de dichos órganos partidarios estatales”.

Con esto se frenó la intención del grupo de consejeros que ya se preparaba para nombrar un presidente interino, que se encargue de organizar la elección interna para renovar la dirigencia para el periodo estatutario de tres años.