Como el transporte público de Puebla no podrá cumplir con las medidas de modernización y seguridad acordadas con el gobierno del estado, mejor se prepara para evadir las los operativos sancionadores, revelaron concesionarios

Sólo 3 de cada 10 vehículos del transporte público saldrán a circulación con las medidas acordadas como condición para aprobar el aumento a la tarifa del servicio, que pasó de 6 a 8.50 pesos.

Según un grupo de permisionarios, el alza resultó insuficiente para cubrir los gastos de las adecuaciones, de acuerdo con una nota del diario El Popular.

El grupo de concesionarios solicitó la reserva de sus nombres y las rutas en las que poseen vehículos, pero destacó que quedaron cortos en las cuentas para la adquisición de tecnología que funcione de forma eficaz —al referirse a la instalación de los botones de pánico y cámaras de video en el interior de las unidades—.

 “No es la primera vez que decimos claramente que no alcanzó el aumento para hacer todo lo que nos pedían; que los botones, las cámaras, llantas nuevas, porque si están lisas no sirven, de plano no alcanzó,” dijo “Daniel”

“Lo mejor para todos es que nos den una prórroga, y así no tenemos ningún tipo de problema ni pleito, así lo resolveríamos muy bien; pero si el gobierno no quiere, vamos a tener que aventarnos y nada más evitar a los supervisores de la Secretaría (de Movilidad y Transporte),” agregó.

El plan, indicaron, consiste en que concluido el plazo para el mejoramiento de las unidades, saldrán como todos los días por pasaje, y si uno es detenido para revisión, darán el pitazo a otros para alertar por dónde se ubican los operativos de inspección.

 “Se van a poner muy difíciles, van a enviar a la calle a todos los supervisores; pero tampoco son muchos, no van a poder abarcar toda la ciudad ni todas partes, así que van a tener que trabajar zonas o rutas, y así nos iremos avisando para evitarlos,” mencionó otro concesionario.