Los concesionarios del transporte público que incumplan con modernizar sus vehículos serán sancionados con el envío de sus unidades al corralón, aseguró el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta.

El próximo 12 de febrero vence el plazo que el gobierno poblano estableció en octubre para que los transportistas cumplieran con el compromiso que firmaron para modernizar sus vehículos a cambio de que les autorizaran un aumento a la tarifa.

De acuerdo con un corte emitido por el secretario de Movilidad y Transportes de Puebla, Guillermo Aréchiga Santamaría, el 16 de diciembre, hasta esa fecha solo 500 de las 14 mil 300 unidades que hay en Puebla, habían cumplido con colocar dispositivos GPS que estuvieran conectados al Centro de Comando C5.

El compromiso también incluye la colocación de cámaras de vigilancia, botones de pánico y la modernización de los vehículos.

Cuestionado sobre el tema este jueves, tras hacer entrega oficial de 37 patrullas a igual número de municipios para combatir la violencia de género, Barbosa indicó que una vez que concluya el plazo, se realizarán operativos de verificación para supervisar el cumplimiento de los compromisos pactados.

 En caso de que los transportistas no cumplan, serán sancionados con el aseguramiento de sus vehículos.

 Fue el 27 de octubre cuando entró en vigor un aumento de 2.5 pesos a la tarifa del transporte público, medida que exenta a los estudiantes únicamente los fines de semana.