A un mes de que venza el plazo para que el transporte público de Puebla mejore la condición  general y de seguridad en sus unidades, la mayoría de estas carece de equipo contra robo y presenta mal estado.

Los transportistas se comprometieron a instalar cámaras de seguridadbotones de pánico, localizadores GPS y torretas a cambio de la autorización de una tarifa de 8.50 pesos.

En su defensa, concesionarios señalaron que el panorama se ha puesto  difícil debido a que el costo del equipo de seguridad aumentó de 17 mil a 30 mil pesos, según una nota de El Sol de Puebla.

También reprocharon al gobierno del estado que haya aprobado una tarifa especial para estudiantes y que no emprenda acciones contra las unidades pirata en varios puntos del estado.

También dieron que el pago del subsidio pactado con el gobierno del estado no se ha hecho efectivo.

“Ya entregamos todos los documentos para recibir el pago del subsidio desde hace más de dos meses y no vemos nada, dijo un conductor que pidió el anonimato.

A finales de septiembre de 2018, el aumento a la tarifa fue autorizado por el gobierno de Luis Miguel Barbosa Huerta, a cambio de que en cuatro meses los transportistas renovaran sus unidades, colocaran dispositivos de seguridad y se someta a una revisión semestral a los conductores.

Foto: Agencia Enfoque