La deuda de Puebla etiquetada como “otros pasivos”, cuyo contenido no se conoce, creció 12 por ciento en el último trimestre de 2019, al pasar de 11 mil 799 a 13 mil 242 millones de pesos, lo que implica un aumento de más de mil millones.

Esa deuda fue criticada durante el sexenio de Rafael Moreno Valle porque no se transparentó qué conceptos abarcaba.

e-consulta solicitó al gobierno actual una explicación sobre el incremento, pero hasta la noche de este miércoles la petición no había sido atendida.

Para el académico y excandidato a la gubernatura Enrique Cárdenas Sánchez, la opacidad sobre el monto real de la deuda del estado aún continúa, pues la administración estatal no ha transparentado los pasivos y el Congreso local no ha reformado la ley que permite esconderlos.

Deuda crece 12%

Según se indica en el Informe Analítico de la Deuda y Otros Pasivos que el gobierno del estado difunde en su portal electrónico, como parte de la Ley federal de Disciplina Financiera, el rubro de “otros pasivos” creció en 12 por ciento entre septiembre y diciembre de 2019.

El periodo corresponde al tercero, cuarto y quinto mes de la administración del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta.

Según el documento, el renglón pasó de 11 mil 799 millones 375 mil 462 pesos a 13 mil 242 millones 663 mil 729 pesos. La diferencia asciende a 1 mil 443 millones 288 mil 267 pesos que representan un aumento del 12 por ciento.

Deuda sigue siendo opaca

Sobre el tema, el investigador y excandidato a la gubernatura Enrique Cárdenas señaló que la opacidad sobre la deuda del estado continúa con el actual gobierno, pues no se ha transparentado en qué consiste el renglón conocido como “otros pasivos”.

Recordó las críticas que realizó al gobierno de Moreno Valle por no aclarar la deuda del estado, particularmente por este rubro, pues no se detalló su contenido y la cifra se reportó únicamente para cumplir con la Ley de Disciplina Financiera.

Los más de 13 mil 242 millones de pesos reportados al cierre de 2019 no es una cifra menor si se toma en cuenta que el presupuesto del estado asciende a más de 90 mil millones, señaló Cárdenas.

Lo que se sabe de forma extraoficial, comentó, es que ese renglón comprende cuentas por pagar y adeudos fiscales anteriores.

Criticó que el Congreso local tampoco haya reformado la Ley de Deuda Pública del estado, cuya última reforma ocurrió durante el morenovallismo y esta permitió que la administración estatal se endeude sin tener que rendir cuentas al Poder Legislativo.

“No conocemos los contratos de deuda y tenemos misma vulnerabilidad como ciudadanos, seguimos a merced del Ejecutivo para endeudarse en lo que le dé la gana, sin límites”.

Señaló que para actuar con transparencia, el gobierno del estado debería hacer públicos los contratos que se firmaron durante el morenovallismo para hacer obras a través de Asociaciones Público Privadas o de Proyectos de Prestación de Servicios como el Centro Integral de Servicios, el Museo Barroco y las plataformas de Audi.

Añadió que tampoco se ha hecho público el contrato que administra los recursos del Impuesto Sobre la Nómina. “Este gobierno no ha querido atacar el problema y el Congreso no mira por los ciudadanos, sea del partido que sea”.