Pese a que el sedentarismo parece ligarse al hecho de ver una película en una sala de cine, un estudio de la University College de Londres reveló que esta actividad puede ser igual de benéfica en la salud como un "ejercicio suave de cardio".

El estudio explicó que ver una película durante al menos 45 minutos aumenta el ritmo cardiaco al mismo nivel que lo haría un ejercicio físico suave, lo que equivaldría a una caminata rápida. La investigación motorizó las frecuencias cardíacas de 51 espectadores del remake de Aladdin en Reino Unido.

Entre los descubrimientos, se comprobó que durante la proyección el público estaba en una "zona cardíaca sana" muy beneficiosa para la salud, que también ayuda en la mejora de la memoria y la concentración.

Sin embargo, esto no ocurriría si vemos una película en casa, debido a que en las salas de cine suele no haber distracciones, lo permitiría al cerebro dedicar una completa atención a lo que sucede en la pantalla.

Está de sobra decir que el hecho de ir al cine no es suficiente si la intención es adelgazar, aunque sus efectos podrían ser buenos para la salud. El estudio, desde luego, tiene sus contrapartes si al acudir al cine compras palomitas o refrescos, lo que muy probablemente anule los beneficios de este ejercicio experimental.

Foto: Capturas de pantalla de YouTube