Si bien la comuna aplicará sanciones económicas a establecimientos que den bolsas de plástico y popotes desde el 1 de mayo, así como unicel desde el 30 de julio, en los meses previos iniciarán procesos legales que facilitarán las multas a futuro.

Así lo expuso Ismael Couto Benítez, director de Medio Ambiente en la Secretaría de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad, cuyo equipo de trabajo estará a cargo de supervisar las nuevas medidas.

"No quiere decir que no podamos hacer visitas y dejar alguna especie de apercibimiento o un amonestación lo cual es una sanción, tal vez no es económica, pero sí es una sanción que abre un expediente jurídico”, dijo en una transmisión en redes sociales realizada por el colectivo de medioambientalistas que impulsó la prohibición, Puebla Sustentable.

Las sanciones económicas, detalló el funcionario, irán de mil 200 a 42 mil pesos y también se prevén suspensiones de tres meses a los permisos de quienes incumplan por el uso de estos contaminantes, y a cualquier comercio que cuente con una licencia del ayuntamiento para su funcionamiento.

En los primeros meses de operación de sanciones se prevén iniciar inspecciones a través de las denuncias ciudadanas en las que se reporte el nombre de establecimiento, la ubicación y el tipo de irregularidad en la que incumplen.

Aunque se puede iniciar trámite por las quejas al número 072 y en redes sociales del ayuntamiento, la vía más efectiva en términos legales será la presentación de documentos por escrito en las oficinas la 3 Sur, 1508, colonia El Carmen.

Los inspectores se acreditarán en establecimientos denunciados con una identificación con código QR que se puede consultar en el portal de la comuna y se les dará un periodo para presentar pruebas en su defensa.

La entrada en vigor de estas medidas, expuso Cuoto Benítez, ha generado también otras dudas sobre qué pasará con el comercio informal que también proporciona estos productos, las bolsas de basura y también con los plásticos y uniceles que se venden en productos empaquetados.

En el primer tema explicó que por ahora el Código Reglamentario para el Municipio de Puebla (Coremun) no prevé puestos como los de tamales u otros alimentos preparados, sin embargo se prevé incluirlos en una segunda etapa.

Tirar la basura en bolsas de plástico tampoco es sancionable en esta primera etapa, se prevé que continúe la venta y consumo de bolsas para estos fines, así como que la ciudadanía inicie desde casa con prácticas de separación de residuos que reduzcan los niveles de desechos y que faciliten el reciclaje.

Mientras que en el rubro de los productos que vienen empaquetados la intervención del ayuntamiento es limitada, pues se dependen de reformas federales a leyes que regulan, por ejemplo, desde la botella del shampoo, hasta el unicel que protege una televisión nueva.

Las nuevas medidas, reconocieron Cuoto Benítez y los integrantes de Puebla Sustentable, han generado críticas pues sólo abarcan una parte del fenómeno de la contaminación mientras que otras continúan, sin embargo coincidieron en que es un inicio para modificar las prácticas de consumo en la ciudad y que esto  tendrá impacto a futuro.

Foto: Agencia Enfoque