Meghan Markle, esposa del príncipe Enrique, regresó a Canadá para reunirse con su hijo Archie, luego de que la pareja anunciara el pasado miércoles su decisión de abandonar sus funciones dentro de la realeza británica.

De acuerdo a un portavoz, Meghan dejó al pequeño de ocho meses bajo el cuidado de una niñera mientras ella y su esposo viajaban a Londres, donde llegaron el pasado lunes, después de pasar siete semanas en Canadá.

Según el diario “Daily Mail”, Enrique se reunirá en breve con ella, pues tuvo que quedarse en el Reino Unido cumpliendo con algunas labores que todavía le corresponden.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

‪This evening The Duke and Duchess of Sussex accompanied Her Majesty The Queen and members of @TheRoyalFamily to the annual @RoyalBritishLegion Festival of Remembrance. This special event, which has taken place every year since 1923 at the @RoyalAlbertHall, commemorates all those who have lost their lives in conflicts. ‪This year’s Festival marked the 75th anniversary of a number of crucial battles of 1944, with a particular emphasis on the collaboration and friendship of the British, Commonwealth and Allied armies who fought them. A unique tribute was given to acknowledge those involved both past and present, culminating in a special parade of some of the last surviving veterans who fought and served in 1944.  ‪Their Royal Highnesses, who last year attended their first Festival of Remembrance together, were honoured to once again pay tribute to all casualties of war and remember those that have made the ultimate sacrifice for their country. ‪#FestivalOfRemembrance ‪#WeWillRememberThem Photo  PA / Royal British Legion

Una publicación compartida por The Duke and Duchess of Sussex (@sussexroyal) el

Mientras esto sucede con Meghan y Enrique, los relatos de las diferencias entre la ex actriz estadounidense y la familia real siguen dándose a conocer, y ahora ha salido a la luz uno muy peculiar que surgió durante el enlace matrimonial de la pareja.

Recordando que la boda se llevó a cabo en la capilla de San Jorge, lugar emblemático de la realeza que data del siglo XV y que ha sido escenario de varias bodas y funerales de miembros de la monarquía, e inclusive se espera que cuando llegue el día, ahí se lleve a cabo el funeral de la reina Isabel II, la periodista Sarah Lyall relató en The New York Times que Meghan sugirió que dicho recinto olía rancio, por lo que recomendó combatir el problema con ambientadores que acabaran con el aroma, hecho que los analistas monárquicos tomaron como presagio de que Markle no iba a acatar tan fácilmente las viejas tradiciones si no se encontraba cómoda con ellas.

Foto Instagram / @sussexroyal