La LX Legislatura, en la cual Morena contará con mayoría, será la que podrá objetar la designación de un encargado de despacho para la Fiscalía General del Estado (FGE), señaló Carlos Martínez Amador.

Tras avalarse la reforma que permitirá a Víctor Carrancá Bourget nombrar a un encargado de despacho en la FGE, el líder del Congreso señaló que corresponderá a los próximos diputados, recurrir al derecho de veto que les permite la ley.

Martínez Amador aclaró que lo anterior sucederá si Carrancá Bourget presenta al Ejecutivo una licencia para ausentarse del cargo por más de 30 días, y se inicia con el procedimiento que marca el artículo 16 de la Ley Orgánica de la Fiscalía General del Estado (FGE).

 “Se tendría que publicar primero (la reforma) para que entre (la licencia); ya está la bola del aquel lado. La verdad es que una vez modificado (la ley) no tiene que pasar por el Congreso la designación de un encargado de despacho; podrá pronunciarse (el legislativo) pero nada más. Y hay 10 días para objetar; le queda chance a la próxima legislatura, son cuando menos cinco días. No hay ningún agandalle en ese sentido, para ser claros”, manifestó.

De concretarse la salida de Carrancá Bourget de la FGE, el Congreso contará con 10 días para objetar el nombramiento del encargado de despacho, pero en caso de no hacerlo se entenderá que no hubo inconformidad.

La reforma que el gobernador Antonio Gali Fayad remitió al Congreso del Estado, y que se aprobó esta mañana, da al fiscal la facultad de nombrar a un “encargado de despacho”, que será elegido entre los titulares de las Fiscalías de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos, de Investigación Metropolitana, de Investigación Regional, de Secuestro y Delitos de Alto Impacto; y la Especializada del Combate a la Corrupción.