Inversiones en un desarrollo turístico en Los Cabos, un helicópteropinturas, esculturas y otras obras artísticas, forman parte de las donaciones que la Fundación “Mary Street Jenkins” hizo desde 2013 a su similar “Bienestar de Filantropía”, aunque originalmente debían seguir un fin de asistencia social.

Así se plantea en la denuncia que el pasado 16 de marzo presentó el expatrono de la Fundación, Guillermo Jenkins de Landa, ante la Junta para el Cuidado de las Instituciones de Asistencia Privada en Puebla, para que se investiguen operaciones que en total suman 720 millones de dólares, cantidad que prácticamente abarca todo el patrimonio de esta entidad.

La donación se otorgó a la Fundación “Bienestar de filantropía”, que desde diciembre de 2014 mudó su domicilio civil y fiscal a Barbados.

Destacan desarrollo turístico y helicóptero

En la denuncia se indica que las donaciones de los patronos de Mary Street Jenkins hacia “Bienestar de Filantropía” abarcan 40 millones de dólares que se emplearon en un desarrollo turístico denominado “Cabo Riviera Marina y Resort”, ubicado en Baja California Sur.

La donación se realizó el 28 de mayo de 2013 y fue aprobada por la mayoría de los integrantes del patronato, pese a que esta acción es contraria a los lineamientos con los que debe operar el patrimonio de la Fundación, los cuales refieren que este es “intocable”, según cita en el documento.

Los mismos fundamentos legales, se asienta, son aplicables para declarar ilegal la donación de un helicóptero modelo Augusta que la Fundación Jenkins hizo a “Bienestar de Filantropía”, el cual está valuado en 46.9 millones de pesos.

Aunque la aeronave ahora es propiedad de la otra entidad, este sigue al servicio personal de Guillermo Jenkins Anstead, Elodia Sofía de Landa Jenkins y demás miembros y asesores de la Fundación, según se expone.

También se donaron pinturas y esculturas

De acuerdo con lo expuesto por Jenkins de Landa, la donación hecha a “Bienestar de Filantropía”, también abarcó pinturas, esculturas y otras obras artísticas, mismas que en su conjunto tienen un valor aproximado de 20 millones de pesos, lo cual no obedece a actos de beneficencia.