Manuel Gámez Pacheco, de 41 años de edad, fue asesinado y destrozado por un par de perros pitbull cuando entro a robar en un domicilio de Hermosillo, Sonora.

De acuerdo con las autoridades, el fin de semana Gámez Pacheco entró en una propiedad aparentemente con la intención de robar, y a las 3 de la tarde recibieron un llamado de auxilio que les avisó que el cuerpo de un sujeto era devorado por unos perros.

De inmediato, los cuerpos de seguridad acudieron a la dirección que les indicaron y descubrieron que, en efecto, un par de perros pitbull, habían matado y destrozado el cuerpo de un hombre.

Según el relato de testigos, las autoridades pasaron muchos trabajados para contener y someter a los perros.

Extraoficialmente, los policías dijeron que cuando arribaron al lugar, los perros ya habían destrozado el cuerpo del hombre y que a simple vista se apreciaban heridas muy graves y que tenía las piernas descarnadas.

Relataron que a unos cuantos metros de donde estaba el cuerpo, encontraron una gorra, un par de tenis Converse.

Los perros pitbull devoraron partes del brazo, piernas y torso del ladrón.