Opinión

El Rey Salomón

Jueves, Diciembre 15, 2022
Leer más sobre Antonio Madrid
“El rey ha muerto, larga vida al rey”, parece ser la frase más socorrida en estos días que corren
Comunicador y periodista. Reportero, corresponsal y columnista (La Pasarela) en diversos medios poblanos. Ha ejercido su labor reporteril en radio, televisión y prensa escrita en medios de Huauchinango y Xicotepec.
El Rey Salomón

Es martes 13 de diciembre. Las 3:29 de la tarde. El presidente Andrés Manuel twittea sus condolencias por la muerte del gobernador Barbosa. Y entonces todo se desata. Y se confirma lo que se había venido comentando en redes y que el gobierno de Barbosa -como es costumbre en los gobiernos-, trataba de ocultar: que el gobernador estaba hospitalizado y grave.

La primera reacción fue de sorpresa, pues a pesar de que era conocido su endeble estado de salud, siempre la muerte resulta ser una visita inesperada.

De inmediato vinieron las condolencias. También los comentarios sarcásticos. ¿Otro gobernador que muere en diciembre en Puebla? Alguien hizo cuentas. Martha Erika, su antecesora había tomado protesta el 13 de diciembre de 2018 y en una fecha similar, cuatro años después, moría su sucesor.

Hubo burócratas que –of course- se ofendieron por los comentarios arriba citados. Y cómo no, si era su jefe. Les pesaba su muerte, pero más que nada la incertidumbre ante lo que podría venir. ¿Quién llegaría en su lugar y cuál sería su destino laboral (el de ellos)?

Más artículos del autor

De inmediato se dijo que tomaría posesión como encargada de Despacho, Ana Lucía Hill Mayoral, la secretaria de Gobernación. Así se hizo. Luego vinieron los homenajes de cuerpo presente. Las visitas distinguidas: de AMLO y sus corcholatas para abajo. Los diputados, presidentes municipales, secretarios, directores de dependencias. Todos montaron guardia ante el féretro de quien ahora ya era catalogado como un hombre de la mayor sensibilidad política y que dejaba un legado para Puebla, según palabras de la directora de Comunicación Social, Verónica Vélez Macuil.

La figura de Barbosa parecía agigantarse, ante el embellecimiento que suele proporcionar la muerte.

Las redes sociales se inundaron de condolencias para el gobernador caído.

Fue ayer cuando se supo:  el diputado de Tepeaca, Sergio Salomón Céspedes Peregrina, sería el sucesor de Barbosa, cuyo nombramiento sería aprobado fast track, como suele hacerse en estos casos. Ana Lucía Hill, tuvo la dicha de ser gobernadora apenas unas horas, pero fue.

Entonces comenzaron los arrebatos. Aunque más que arrebatos suelen ser medidas precautorias. Sergio Salomón, otrora corcholata oficial y quien pocos le veían espolones para ser gobernador, de pronto sucedía que ya lo era y sin campaña de por medio. Entonces las condolencias se convirtieron en felicitaciones. Otra vez las redes sociales se inundaron, ahora de fotos con el nuevo rey. De amigo no lo bajan. Todos son sus amigos. Siempre lo fueron, juran y perjuran. ¿Quién no quiere ser amigo del nuevo gobernador? Sergio Salomón se deja querer. ¿Y quién no lo haría? Y mientras el cuerpo sin vida de quien fuera el primer gobernador emanado de la 4T en Puebla, sigue su peregrinar ahora por su natal Tehuacán donde tendrá descanso eterno, el nuevo rey se ha sentado en su trono y ha dictaminado que deben ser los muertos quienes entierren a sus muertos. Y es desde ahí, desde ese trono, donde comenzará a escoger, quiénes sí son en realidad sus amigos y quiénes no.

Ahora bien, siempre hay un rey detrás del trono, uno que es invisible, pero que siempre ahí está. Su nombre tardará en salir, pero ya muchos lo conocen.

Pero el rey visible es Sergio Salomón.
“El rey ha muerto, larga vida al rey”.

Nada más cierto.
Bienvenido Rey Salomón.

Vistas: 939

Loadind...