Opinión

Qué suave suena caer

Sábado, Abril 30, 2022
Leer más sobre Rafael Gómez Olivier
Todo lo que fue bueno no tiene porqué ser pasado, se quedó ahí donde no lo veo, pero lo tengo
Presidente y CEO Social Business, conferencista sobre emprendimiento. Cocreador del concepto IdeasParty.  Creador del concepto Mundo emprendedor: Congreso que llevó educación empresarial a más de 12 municipios en Puebla. Creador de Unfollow
Qué suave suena caer

Es un anhelo lejano lo que nos harta a lo que hacemos hoy, el paisaje no es paisaje para el que es parte de él, lo único que no aburre al alma es el mismo trago y la pluma sentada junto a la imaginación observando el ala de un avión de papel que vuela sobre cualquier parte.

Esperar el día despierto o la noche encerrado, ambos son maneras de obscurecer; mi mano toma entre los dedos un cigarro y las gafas no hacen falta en un cuarto de hotel.

La maleta aún no encuentra casa y en la barra todo mundo habla del amanecer, hace unos días pasó mi ventanilla muy cerca de él, en verdad es hermoso, pero no el de siempre, no el que deseas mañana, no el que luce siempre igual que el de ayer.

Lo estamos intentando una vez más, menos whisky, rebeldía y amistad, otra vez despreciando a la vanidad, estoy esperando el fin, poderlo lograr, nada deja de caerse a cachos, en el mundo las bombas estallan, pero en este lugar no habría que romper, los imbéciles que llegaron antes nos dejaron todo para armar.

Si pudieras pensar y ser real podrías notar que la libertad no es virtud sino necesidad, que el amor habla bajo y aún así se puede escuchar entre el blues y el rock de este bar, que ella es hermosa y no debe esperar, que los sueños son sueños, que la realidad es realidad y en el medio orbitamos fumando, bebiendo, riendo, haciendo el amor, lastimándonos, a veces sanándonos, intentando incansablemente que las ganas no se cansen, que la mecedora sin preocupaciones no se decepcione de esperar.

Es tan fácil no arriesgarse y decepcionarse, siempre ha sido tan fácil, todo lo que existe suele lastimar, y de vez en cuando alguna charlatana más vendió gotas baratas para el corazón, la memoria es la cicatriz del tiempo que se marchó, y como el hielo de este vaso no vuelve cuando se deshace, sólo se levanta la cara y se pide uno nuevo, ahora doble, ahora con más riesgo, ahora seguro de no caer al primer trago, al primer dolor, quizás si otra vez al primer beso.

Es tierno el sabor de la lluvia al caer, es tierno el pavimento cuando por intentarlo ruedas en él, es dulce la sangre de los nudillos que logran romper la pared, es estrellarse de lo más alto porque hasta ahí te llevó creer.

No es pasado, todo lo que fue bueno no tiene porqué ser pasado, se quedó ahí donde no lo veo, pero lo tengo, para sostenerme cuando yo ya no puedo ser yo.

Como si fuéramos historias sin final, cínicamente aventamos días al azar, mis pies mojados, las botas viejas y en las sábanas sólo me espera el recuerdo de quien me estaba esperando, tan frágil fue ese huracán, sólo vio tiempo mejor en otra parte y decidió marcharse, tan frágil fue ese mar, que vio sol y decidió calmarse,
qué suave suena caer.

@RafaGoli

Vistas: 250

Loadind...