Regreso total a la escuela en enero 2022

Jueves, Noviembre 25, 2021 - 19:26

Es importante considerar los números actuales para dimensionar el regreso a las escuelas

Doctor en Educación, Sistema Universitario Jesuita ademas de ser maestro en Investigación Educativa por la Ibero Puebla realizó su licenciatura en Sociología por la UNAM . Actualmente es Académico de Ibero Puebla

Respuesta arriesgada cualquiera que se ofrezca en este sentido. Bien sabido es que la incertidumbre signa estos tiempos; sin embargo, es válido exponer nuestras consideraciones. Lo primero que puedo manifestar al respecto es mi desacuerdo con relacionar el regreso a las escuelas con cuestiones como el voluntarismo de padres de familia y estudiantes, o a que los niños prefieran estar sentados en su casa viendo sus clases en pijama. La situación es compleja y requiere un tratamiento serio.

Aunque pudiera estarse cometiendo el sesgo de pensar a la escuela como una guardería, un ángulo desde el cual podríamos abordar esta situación sería desde la mirada de padres de familia que han regresado, de manera presencial, a sus centros de trabajo, impedidos para atender a sus hijos en casa en el modelo Aprende en Casa. Tal vez con la preocupación del caso, estarían pidiendo la reapertura total de las escuelas.

Otra perspectiva que puede intervenir en la posición respecto a este regreso a las escuelas, es sin duda el económico. Sin ser experto en el tema, puedo imaginar el gasto que esta reapertura genera a favor del mercado interno. No sería de extrañar que la posible dimensión de urgencia, rondara por estos terrenos.

No obstante, la importancia de los dos posibles acercamientos expuestos y otros más como el político, en este texto me referiré al eventual regreso a la escuela, exclusivamente desde las posibilidades que la educación brinda a las personas, y lo expuesto por las autoridades educativas de Puebla, hasta el momento.

Hay que dejar en claro, que las declaraciones tanto del gobernador como del secretario de Educación de Puebla implican una decisión sujeta a lo que suceda este fin de año, en el comportamiento de la pandemia en México y en la entidad. La cuarta ola es un hecho a nivel mundial y México no escapará eventualmente.

Desde las autoridades de la Secretaría de Educación del gobierno de Puebla, a través de sus boletines (http://sep.puebla.gob.mx/index.php/comunicados), se dan a conocer las condiciones de nuestro sistema educativo en el marco del Covid: 75% de estudiantes asisten a la escuela de manera presencial (alternada), 99% de los profesores están activos, y casi 96% de las escuelas están abiertas (el restante 4% se encuentra en reparación). Es importante considerar los números actuales para dimensionar el significado del regreso al cien por ciento a las instalaciones educativas.

Por otra parte, un referente importante es la declaración que se hace también a través de los boletines de la Secretaría de Educación de Puebla, en cuanto a la disminución de casos observada en la curva de contagios; se habla del 0.3% del total de una matrícula de 1,677,401 estudiantes y de 80,942 profesores (6 y 7 respectivamente). A pesar de lo bajo del porcentaje, me pregunto si alguno de nosotros le gustaría que un cercano nuestro formara parte de esa estadística.

¿Regresar o no a las escuelas? Considero que sí, siempre y cuando: a) las condiciones de infraestructura y equipamiento fuera el necesario; evidentemente se requiere mucho más que gel y algunos jabones; b) no se transfiera la responsabilidad a la población, por mucho que pertenezcan a los comités participativos de salud, nutrición e higiene de las escuelas o bien sean padres de familia simplemente; c) se consolide como componente cultural, el cuidado de los otros, a través del cuidado propio; y d) se trabaje en la modificación de la forma de concebir la presencialidad reducida a proximidad física, otorgándole la dimensión de acompañamiento que todo proceso educativo requiere, es decir, un profesor que se interesa en los estudiantes y éstos interesados en su propia formación y en el profesor, favorecen el encuentro en la distancia. El que profesor y estudiantes compartan espacio físico en un salón, no garantiza, necesariamente, el encuentro al que se hace referencia.


Blogs