Importancia de la flora corporal para la salud

Sábado, Octubre 16, 2021 - 07:40

Las personas deben cuidar el uso de antibiótico y restaurar la flora después de un tratamiento

Director General de Investigación de la Vicerrectoría de Investigación y estudios de Posgrado BUAP, médico de profesión y doctor en neurociencias. Es miembro del SNI y la Academia Nacional de Medicina

En todo el cuerpo tenemos miles de millones de bacterias. Estos microorganismos nos ayudan a lidiar con aquellas que nos pueden enfermar. El uso indiscriminado de los antibióticos depleta por igual a las bacterias benéficas, y a las que producen enfermedades severas, por ejemplo, a nivel intestinal o en los pulmones.

Así en personas que han recibido antibióticos de manera reiterada o en dosis altas pueden llegar a presentar diarrea severa causada por el Clostridium difficile, una bacteria que usualmente es resistente a los antibióticos; por lo que se han usado implantes fecales para restablecer la flora intestinal normal y con esto atacar a la enfermedad. El otro tratamiento es el uso de los denominados probióticos, que son concentrados de bacterias benéficas que pueden restablecer, parcialmente, una flora normal que limite el crecimiento de los microorganismos infecciosos. Estos tratamientos han ayudado, por ejemplo, a confrontar a las bacterias responsables de la fiebre tifoidea con resultados alentadores.

Un aspecto similar sucede a nivel de los pulmones donde existen también bacterias que son capaces de producir cuadros severos de neumonía, esto es, de la inflamación de una parte del pulmón, después de un tratamiento con antibióticos. En estas infecciones es útil también el uso de bacterias benéficas como son los probióticos.

La pregunta obvia sería: ¿cómo actúan los probióticos? Bueno, estos microorganismos tienen requerimientos muy específicos que lo toman del medio donde habitan, es decir, fluidos que existen en los intestinos o los bronquios, los tubos que llevan el aire hacia nuestros pulmones. De esta forma, la supervivencia de la flora favorece una condición que impide que se desarrollen bacterias que nos pueden enfermar.

De hecho, con el tiempo se tiene una población de bacterias que caracterizan a los intestinos o a los bronquios, la cual es específica y evita que crezcan otras bacterias, además de que nos benefician degradando ciertos alimentos o proveyéndonos de nutrientes como son las vitaminas. Así que debemos tener un uso muy cuidadoso de los antibióticos, y después de un tratamiento recetado por un médico debemos restaurar la flora, también llamada microbiota, ya que ésta nos protegerá de infectarnos en el futuro.


Blogs