La ruta de los gobiernos electos

Miércoles, Junio 23, 2021 - 20:18

El tiempo y la estrategia son factores decisivos de los buenos gobiernos

De Acatzingo. Politólogo por la BUAP. Se ha desempeñado como director de Atención Ciudadana en el ayuntamiento de Puebla, encargado de despacho de la Coordinación de Delegaciones de la SEDESOL y responsable de Enlace Legislativo en el Congreso de la Unión. Asesor municipal.

Las elecciones han pasado y es momento de enfrentar el reto del “buen gobierno”. Sin duda no todas y todos los que fueron elegidos el pasado 6 de junio tienen la noción y la experiencia de lo que es ejercer el poder y lo que implica pensar en las acciones que desde el primer día de gobierno van a marcar la diferencia, entre ser una autoridad aspiracionista a manera personal o tener esa mentalidad aspiracional para el bienestar de sus representados; sin embargo es el momento también de la reorganización de los equipos para el gobierno, pues los equipos de campaña pueden cambiar en funciones para el ejercicio de la función pública.

En estas primeras dos semanas que han transcurrido, posterior a la entrega de constancias de mayoría por parte del Instituto Estatal Electoral, hemos visto sobresalir tres entre varias personalidades de autoridades electas: ‘el tradicional’, quienes dispusieron los siguientes días a la elección para su descanso y consideran se irá viendo que va haciendo falta; ‘los adelantados’, quienes sin mostrar un plan de gobierno se subieron a la mesa política-electoral para disputar espacios en los siguientes procesos electorales (internos o constitucionales), y ‘los visionarios responsables’, que con una visión vanguardista dispusieron hacer mesas de trabajo al interior de sus equipos y con los distintos niveles de gobierno para plantear escenarios y tener una línea para saber enfrentar el reto de la superación de expectativas, del cual ellos quieren salir bien librados.

Cada quien sabe si de las tres personalidades de autoridades es mejor una que otra, sin embargo; el ciudadano que emitió su voto el primer domingo del presente mes para el instituto político o candidato de su preferencia, tiene una alta expectativa de sus siguientes autoridades. Estamos empezando a salir de un proceso adverso por las condiciones que la pandemia generó, pérdidas emocionales, financieras, de estabilidad personal y lo que menos se espera desde el 15 de octubre es autoridades municipales que pongan a quienes salen como pretexto. Para el caso de quienes reciben la estafeta de un gobernante del mismo partido político y con resultados a la vista, el reto es aún mayor.

En estos días se debe de trabajar en lo que será el proceso de entrega-recepción que se escucha fácil sin embargo tiene un orden e implica enorme responsabilidad para las autoridades entrantes y salientes; la revisión, viabilidad, así como la elaboración de proyectos que podrían tener mezcla de recursos, lo anterior para ser presentados en tiempo y forma en las instancias correspondientes; considerar la integración de las Comisiones según la propuesta de cabildo que se conformará; el estudio y valoración de la Ley de Ingresos del municipio actual para ver si como está conviene al municipio y no afecta a los gobernados; lo mismo con del Bando Policía y Buen Gobierno y con la elaboración del Plan Municipal de Desarrollo, entre otras prioridades.

Si tres años, son poco tiempo para la entrega de resultados de una administración municipal, el desaprovechar las semanas o meses que hay para el proceso de transición es vital para los primeros cien días de gobierno, obviamente mucho más para toda un periodo de gobierno, así que quienes están en el equipo de algún candidato ganador, ya pasaron dos semanas, no pierdan una tercera, que para cuando viene la entrega de resultados se requiere tiempo, pero desafortunadamente en ese momento ya no hay.

Una cosa es la campaña y otra muy distinta gobernar, sin embargo en ambas se apremia el tiempo y la estrategia, así como los resultados de un excelente trabajo, se obtiene al final.

Twitter: @IrvinGarciaRami