Municipios haciendo educación: Ciudades del Aprendizaje

Viernes, Junio 18, 2021 - 11:28

Esta propuesta de la UNESCO reconoce la educación tanto como formal como no formal

Doctor en Educación, Sistema Universitario Jesuita ademas de ser maestro en Investigación Educativa por la Ibero Puebla realizó su licenciatura en Sociología por la UNAM . Actualmente es Académico de Ibero Puebla

A propósito de los pasados comicios en donde entre otras figuras públicas se eligieron presidentes municipales, dando lugar al proceso de conformación de los cabildos. A pesar de no encontrarse verdaderas propuestas educativas en ninguno de los discursos de campaña de los entonces candidatos, no puedo evitar buscar pretexto para mi esperanza.

Como es bien sabido, mi convicción por el cambio de paradigma consistente en transitar de una “educación para” -vertical y directiva- hacia una “educación con” -horizontal y desde abajo-, requiere de ser operacionalizada; es decir, es necesario encontrar alternativas para hacerla posible. El municipio es, justo, una alternativa posible y viable.

Entre los niveles de gobierno, desde la federación y los estados, se llega al municipal, que es el más cercano a las personas y sus comunidades; base perfecta para que emerjan las propuestas que han de alimentar el sistema educativo estatal y con esto, el sistema educativo nacional.

Para partir de un referente, y que no sea la Constitución, solo por eso, recupero el primer párrafo de la Ley General sobre Libertades Municipales proclamada por el General Emiliano Zapata, el 15 de septiembre de 1916 en su Cuartel General de la Revolución, en Tlaltizapan, Morelos:

“Considerando que la libertad municipal es la primera y más importante de las instituciones democráticas, toda vez que nada hay más natural y respetable que el derecho que tienen los vecinos de un centro cualquiera de población para arreglar por sí mismos los asuntos de la vida común y para resolver lo que mejor convenga a los intereses y necesidades de la localidad.”

Como se observa en el párrafo, se hace referencia a la actuación de los vecinos, como base de las decisiones de la vida del municipio. Aun cuando en su tercero transitorio, la mencionada Ley, establece que “Esta Ley permanecerá en vigor hasta que, una vez alcanzado el absoluto triunfo de la revolución, e instalado debidamente el Congreso General, dicte éste Ley Orgánica sobre el Municipio Libre de Conformidad con la reforma constitucional respectiva.”, en 1917 encuentra correspondencia y continuidad en la Carta Magna, misma que se extiende hasta nuestros días.

Así pues, el municipio representa una vía para hacer posible la educación requerida por contextos específicos, de frente a una que se dicta desde oficinas a kilómetros de distancia. Sin embargo, la dimensión administrativa, no basta, se requiere el modelo que lo haga funcional. Es aquí en donde entra el modelo de ‘Ciudades del Aprendizaje’, impulsado por la UNESCO, y que, para el caso de Puebla, hoy se cuenta con varios municipios en esa categoría, tales como Huejotzingo, Izúcar de Matamoros y Puebla.

A reserva que continúe desarrollando el tema en siguientes entregas, hay que mencionar, que esta propuesta de la UNESCO, en términos generales, se sustenta en la acción ciudadana, bajo la figura de la comunidad, y reconoce la educación tanto como formal como no formal; hay quienes la aproximan a la dimensión de educación popular, muy al estilo de la propuesta de Paulo Freire.

Para el caso de Puebla, considero que la alternativa de hacer educación desde los municipios a través del modelo de Ciudades del Aprendizaje, empata perfectamente con la declarada adopción del modelo de las Cuatro A, hecha por la Secretaría de Educación de Puebla. Ya veremos…