Enseñanzas y efectos de la elección

Lunes, Junio 7, 2021 - 20:28

Una recomposición de fuerzas, cobro de facturas y punto de partida para una nueva ruta del país

Reportero y director de medios impresos, conductor en radio y televisión. Articulista, columnista, comentarista y caricaturista. Desempeñó cargos públicos en áreas de comunicación. Autor del libro “Ideas Para la Vida”. Conduce el programa “Te lo Digo Juan…Para que lo Escuches Pedro”.

Brotan en cascada efectos y resultados de la reciente elección.

1.  Morena pierde la mayoría calificada y conserva la mayoría simple, suficiente para retener el Congreso. Este hecho, como todo lo que hace el partido en el poder tiene invariablemente dos interpretaciones. En los medios que combaten al gobierno: se ve el vaso medio vacío y dicen “se derrumbó Morena”.

Desde el poder viene inmediata la respuesta, el vaso medio lleno: “mantenemos el Congreso”. Lo cierto es que hay una recomposición nacional total. Vendrán más adelante los realineamientos. Las fracciones de diputados no son graníticas y los diputados son de carne y hueso. Habrán de aparecer los intereses reales en la disputa que se ve allá al fondo, la presidencia de la República.

2. En Puebla gana el PRIAN la capital, y atrás de Eduardo Rivera se frotan las manos los yunquistas y demás duros de la ultraderecha. Con la lectura de que no sólo ganaron la capital sino toda la zona metropolitana, con las Cholulas, Coronango y anexas, querrán impulsarlo como líder para hacerle contrapeso al gobernador Barbosa, ahora, y de inmediato darle oxígeno para insuflar su candidatura al gobierno.

Atrás de Lalo ya hacen cuentas alegres  los adversarios del gobernador (hay quienes anotan al doctor Enrique Cárdenas, a algunos morenovallistas y hasta a Antorcha),  no obstante que observadores agudos ponen en claro que los hilos para el triunfo del panista aún los conserva Barbosa y los puede jalar o soltar a placer. Máxime que conserva el Congreso estatal de modo holgado.

Mucha agua habrá de correr entre estas dos posiciones hoy en aparente armonía. No olvidar que nuevos diputados de la derecha aguerridos, duros, como Ana Teresa y Humberto Aguilar, tendrán en la mira al gobernante y querrán usar como ariete a Eduardo. Quedará este entre la espada y la pared. Los golpes del Yunque están a la vuelta de la esquina.

¿Acaso no le quedará otro camino que la mansa subordinación al gobernador, un patrocinador de lujo?  No le costará mucho trabajo inclinar la testa pues fue práctica común tres años ante el difunto Rafael.

3. Claudia Rivera ya hace maletas, tenis incluidos. Realmente es joven y si es sensible, -cosa hasta ahora no suficientemente probada- tendrá muchas y duras lecciones que aprender de este trance. Las facturas más caras dejan los mejores aprendizajes. Claro, si el alumno es aplicado y humilde.

4. La derrota de Morena en Puebla y en la Cámara de Diputados no es obra del espíritu santo. Debe empujar a los morenistas a una profunda y honesta revisión de los graves errores cometidos. Aquí, los gobiernos estatal y municipales sufren la repulsa por pésimas administraciones, más los conflictos internos, más la ausencia de liderazgos.

Hay aquí mandos, mandones, gerencias, pero el liderazgo político es otra cosa.

Todos se subieron jubilosos al carro que maneja el presidente López Obrador, pero nadie ha querido entrarle a la obra negra. Llegaron porque el nombre de AMLO aparecía en la boleta y capitalizaron bien el hartazgo contra PRI y PAN, pero ese boleto sólo fue de ascenso. La permanencia es como la tierra, de quien la trabaja.

Y acá no se ve trabajo.

5. De quince gubernaturas, Morena lleva delantera en nueve, no está mal; sobre todo por que antes de la contienda, en esas quince plazas sólo tenía una, si la memoria me es fiel. Esta cosecha reforzará la trinchera del presidente frente al embate de los gobernadores de la alianza panista y sus aliados.

De paso, en el mediano plazo quedará colgado de la brocha el gobernador de Tamaulipas, Cabeza de Vaca, porque Morena ganó la mayoría de diputados locales en esa entidad y ello le quita la red de protección que todavía hoy tiene en esa cámara, y que pone en suspenso temporal su inminente viaje a prisión. Esto revivirá la sentencia bíblica de que “tanto peca el que protege a la vaca como el que le agarra la pata”. La versión es torcida, ya lo sé, pero el resto usted se lo imagina.

6. Socavón rudísimo sufrió en la capital del país doña Claudia Sheinbaum, al ganar sólo 7 de 16 alcaldías, en ese lugar que durante lustros ha sido el bastión de la izquierda. Este le obligará a una revisión exhaustiva, incluyendo el desempeño presidencial en el paquete. Esta es otra de las enormes lecciones que deja el reciente proceso.

7. La respuesta cívica de la gente al acudir masivamente a las urnas es realmente ejemplar, tanto que aquí en Puebla votó el 55.8 por ciento, cifra atípica en elecciones intermedias donde no está en juego ni la gubernatura ni la presidencia de la República, pero además supera a la media nacional.

El proceso estuvo estupendamente organizado. Ello habla muy bien de los miles de ciudadanos que formaron la estructura operativa en todo el estado y el país, práctica que, con fallas y conflictos realmente no graves, ha sido calificada como ejemplar por las decenas de observadores extranjeros que la vivieron de cerca este domingo.

En fin, habrá más tela de donde cortar en próximos comentarios. Aquí nos vemos.

xgt49@yahoo.com.mx 


Encuesta