Amozoc…el momento llegó

Jueves, Abril 29, 2021 - 11:18

El Covid19 revela que carecemos de profesionales al frente de nuestros gobiernos

Especialista en Desarrollo Regional y Gestión de Inversión Extranjera y Conferencista. Se desempeñó en el sector público y privado en México como en el extranjero. Dedicado a la vinculación entre México y Polonia

La próxima elección será la más importante de nuestra historia, no por el hecho de la cantidad de puestos de elección popular que están en juego, no, en lo absoluto.

Será la más importante de la historia por la situación sin precedentes que enfrentamos debido a la pandemia del covid19 y los estragos de la misma.

Los gobiernos de todos los niveles se han visto superados para contener la furia de una situación que, si bien nadie esperaba, se complica mucho más debido a que carecemos en la gran mayoría de los casos, de profesionales al frente de nuestros gobiernos.

Sobran políticos de poca monta y escasea el intelecto, abunda la ignorancia y se ausenta la ciencia, adonde la corrupción es la norma y la honorabilidad la excepción.

Y lastimosamente, hoy, los partidos exhiben con orgullo morboso alianzas mezquinas y antinaturales, pero poco o nada para presumir a nivel de las personas que encabezan la oferta para los distintos puestos de elección popular.

Porque salvo muy contadas excepciones, solo son focas aplaudidoras y caciques, los que hoy aspiran a esos puestos; personas, que si les quitamos el rol de candidatos y candidatas, no se distinguen absolutamente por nada relevante en sus vidas, nada que admirar, nada destacable como profesionales ni como ciudadanos, sino que son los mismos de siempre que cual camaleón, aparecen una y otra vez cada elección, vestidos del color que más convenga a sus intereses de grupo y por supuesto, particulares.

Sin embargo, no podemos atribuir del todo la culpa a los partidos, porque, al fin y al cabo, quien decide llevarlos al poder, somos nosotros, por complicidad, por ignorancia, por falta de conciencia y en muchos casos, por necesidad, la necesidad de la que son esclavos muchísimos mexicanos que van medio sobreviviendo a un entorno violento y sin horizonte.

Amozoc es hoy en día, una tierra árida, adónde el talento muere o migra, adónde la precariedad es la constante de los ciudadanos, adónde el orgullo hace mucho que se apago y la vergüenza se asoma con precocidad.

Porque siendo uno de los municipios con mayor riqueza de nuestro Estado, la vida que se vive, es más bien, como si de los más marginados se tratara, secuestrado por una mafia que se perpetua a conveniencia de unos cuantos y detrimento de la mayoría.

Una mafia de individuos que han encontrado en la pobreza, la ignorancia y la apatía, una tierra fértil para seguir alimentando sus apetitos más perversos.

Una mafia que todos conocemos, pero que por increíble que parezca, a la que muchos ciudadanos se siguen aferrando, tal como la esposa violentada que ciegamente cree que el esposo cambiará…

Una mafia a la que muchos se aferran por conveniencia “el hueso”, muchos más por ignorancia y necesidad “la despensa y el dispendio” y muchos otros por simple indiferencia “porque para qué votar” y es que precisamente la indiferencia es otra forma de aferrarse a lo que tanto se detesta…

Sin embargo, la paradoja estriba en que casi por unanimidad, esos mismos que permiten que esa mafia perversa siga viva, se la pasan añorando a “gente nueva” y atribuyen sus decisiones al hecho tan simplista de decir “pues por la o el menos peor”

No obstante que hoy Amozoc enfrenta la mayor crisis de la que se tenga memoria, con el mayor índice de deserción escolar de la historia, adónde hasta 8 de cada 10 estudiantes ya no toman clases por falta de internet y dispositivos.

Adónde miles de amozoquenses perdieron sus empleos y encima, enfrentan el peligro constante de contagiarse sin contar con seguridad social.

Hoy Amozoc es un municipio repleto de niñas mamás (porque no pasan de los 16 años) que ni estudian ni trabajan y encima, sus hijos, están de manera inexorable destinados a repetir el mismo patrón disfuncional.

Hoy Amozoc es un municipio, adónde no llega una sola inversión relevante que detone el desarrollo y no llega sencillamente porque ninguna empresa en sus cabales, invertiría adonde su capital esté en constante riesgo por la voracidad de un gobierno, adonde la opacidad y el constante hostigamiento someten el ánimo de desarrollo y colaboración de los empresarios.

Así es, Amozoc es un municipio adónde sus jóvenes o migran o migran, si es que sus objetivos quieren cumplir, porque Amozoc no es ni de lejos, un aliado del emprendimiento ni de la creatividad y mucho menos de la innovación.

Y entonces de nueva cuenta ¿no hay ni a quién irle?

Por fortuna, esta vez no solo sí hay a quien irle, sino que tenemos a 3 ciudadanos de excelencia que contenderán por el partido morado.

Almadelia García, una de las mujeres más destacadas y brillantes que quien esto escribe ha tenido la oportunidad de conocer, emprendedora social, incansable promotora de la lectura, una mujer que ha transformado la vida de cientos de mujeres y niños que parecían estar destinados a ser un eslabón más de la pobreza extrema y que con educación y trabajo, les ha cambiado radicalmente la vida.

Una mujer que por sí misma, ha dejado un profundo legado y que la ha llevado a ser reconocida a nivel nacional e internacional, y es hoy nuestra candidata a Diputada Federal por el distrito 7.

Y por el otro lado, tenemos al abogado y campeón del mundo en peso mosca Hugo Guarneros, un Rocky de la vida real, un campeón que durmió en la calle, que encontraba solo puertas cerradas y desprecio, pero que jamás dudo de lo que estaba destinado a ser.

Un campeón que trabaja día a día, no solo por ser mejor ser humano, sino por crear espacios de oportunidad para muchos otros chicos que ven en él, la posibilidad real de ser lo que sueñan y no, lo que el entorno les había hecho creer que no podían ser.

Hoy, rescatando a chicos de las adicciones y dándoles un medio de vida digno, Hugo es orgullosamente de Chachapa y candidato a Diputado local por el distrito de Amozoc.

Después de esto ¿sigues creyendo que todos son iguales? Y sí, aún así sigues aferrado a colores y personas que se han perpetuado sin hacer absolutamente nada por nuestro municipio y distritos, el problema ya no es de ellos, es tuyo.

Amozoc despierta ya…

Nos vemos cuando nos leamos.

 

 

 

 


Encuesta