¿Qué hacer ante las variantes del coronavirus?

Sábado, Febrero 27, 2021 - 09:31

Las vacunas Pfizer/BioNTech y Moderna siguen siendo efectivas, aunque con menor potencia

Director General de Investigación de la Vicerrectoría de Investigación y estudios de Posgrado BUAP, médico de profesión y doctor en neurociencias. Es miembro del SNI y la Academia Nacional de Medicina

En las últimas semanas se han reportado nuevas variantes del coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVUD-19. Estas variantes han sido nombradas en base a códigos en base a su genética, pero usualmente nombrados por el país donde fueron reportados por primera vez, así sabemos de los coronavirus de Inglaterra, de Sudáfrica y de Brasil. Estas han ganado popularidad, porque se modificó la proteína espiga, que es la parte del virus que le da forma a la corona de los coronavirus, y es el elemento con el que se unen a las células del tracto respiratorio para infectarlas. Sin embargo, habría que destacar que a la fecha se han reportado más de 4,000 mutaciones con respecto del virus original detectado en Wuhan, China. Entonces, ¿Por qué han preocupado a la comunidad médica estas tres variantes del coronavirus? Eso se debe a que estos linajes descendientes del SARS-CoV-2 original; son capaces de infectar entre un 50 a un 70% más personas, y la enfermedad dura más días. Lo anterior implica que se deben de cambiar los protocolos de aislamiento de los pacientes desde 10 días, hasta al menos 14 días de cuarentena. Pacientes infectados con alguna de estas tres variantes deben implementar medidas adicionales como el uso obligatorio de cubrebocas en todo momento y hacerse pruebas reiteradas de la presencia del virus para evitar la transmisión del virus tanto en su entorno familiar, como también hacia la comunidad. 

Un aspecto que ya está siendo investigado es si la efectividad de las vacunas disponibles, en particular las de Pfizer/BioNTech y Moderna, son menos efectivas contra estas variantes del coronavirus, hasta ahora parece que siguen siendo efectivas, aunque con menor potencia. Esto puede implicar en el futuro hacerles las modificaciones que se requieran. Como sabemos estas vacunas están hechas del denominado ácido ribonucleico (ARN) mensajero, que es el código de letras que tiene el coronavirus siendo de alrededor de 30,000 bases. El conocimiento de la secuencia de la proteína espiga nueva permite que sean modificadas fácilmente en el laboratorio las vacunas y cambiar a su vez la línea de su producción. Deseamos entonces que se pueda pronto vacunar a las personas mayores de 60 años y que se tenga una fase ulterior de vacunación hasta alcanzar al 80% de la población mexicana para poder abatir los casos severos y muertes debidas a COVID-19.


Encuesta