Elecciones, salud y vida: premisas del 2021

Jueves, Diciembre 31, 2020 - 09:13

Hay una mutación de los grupos políticos tradicionales, por mantenerse en el poder

Internacionalista, Historiador y Comunicador. Ex Presidente Nacional de los Cronistas de Ciudades Mexicanas. Cronista de Tepeaca, Puebla. Ha escrito más de 10 libros sobre historia regional. Catedrático en diversas instituciones Educativas, Director de Radio Tepeaca.com  

Finaliza 2020 con incertidumbre, incredulidad, asombro, recuerdo imperecedero, desconfianza, sospechas, dudas, incredulidad y más. Pero también con ilusiones, aspiraciones y propósitos de renovación en 217 ayuntamientos y en el Congreso Local de Puebla. Es decir termina el año con números nada agradables en materia de salud y muertes, y con estadísticas y tendencias electorales que favorecen a “x” o “y” partido o aspirante. Eso es una realidad en la Puebla del umbral del 2021.

La vida y la salud se han convertido en dos valores elementales de la sociedad contemporánea, que este 2020 se enfrentó a una experiencia existencial en la que otros valores fueron apreciados; la pandemia puso a prueba la vida y la salud de la población mundial, nacional y local.

Uno de estos valores ha sido sorteado por la población del estado de Puebla  en los últimos 10 años cuando la violencia se incrementó en esta región del centro sur del país. En este trayecto los habitantes tuvieron aprendizajes importantes, modificaron su conducta adoptaron nuevas formas de vida, eligieron entre lo esencial y lo ordinario. Se acostumbraron a nuevas tendencias noticiosas, a escenarios poco vistos. A dialogar entre familias y amigos sobre temas recurrentes: “Inseguridad y violencia. Lo mismo en el mal llamado “triángulo rojo” que en la mixteca, o en la zona de los volcanes, en la sierra negra, en la sierra norte o en la capital del Estado”. No hubo un distrito judicial de Puebla que no estuviera en alguna de las estadísticas delincuenciales –incluso a nivel nacional-. 

Los habitantes del Estado hicieron descubrimientos elementales y encontraron pasajes básicos de la vida luego que el encierro por la violencia generó nuevos valores. Quizá por ello hoy la población juvenil y los niños son las principales víctimas del encierro, no así quienes están en otros estados de vida. Y quienes tuvieron que sortear por largo tiempo la inseguridad y la violencia.

Definitivamente que quienes se dedican a actividades relacionadas con la política su experiencia es diferenciada no obstante que también sus familiares participan de los mismos riesgos de la vida y la salud. Pero ellos siguieron en lo suyo, incluso algunos siendo cómplices y hasta señalados como los autores intelectuales de muchos delitos que se han venido cometiendo en Puebla. Apoyando al crimen organizado, a líderes de comerciantes, a empresarios “lavadores de dinero”, etc.

Hoy al inicio de lo que será el 2021 encontramos pintas de bardas, carteles, promocionales y publicitarios en variadas y novedades formas de y para “conquistar” al electorado. Es decir el “granizo calentándose”. Porque la ruta al 6 de junio está señalada por la autoridad electoral. Todos quieren… Pero no todos pueden.

Y así se van aglutinando en los institutos políticos; se arropan, se suman, se dividen, se multiplican y los más se restan. Porque son “muchos los llamados y pocos los escogidos”

En el fin del 2020 se observan actitudes complejas, repetitivas de experiencias del pasado, pues así como en las elecciones anteriores los priistas se convirtieron al panismo y ese partido triunfó con amplio margen en casi todo el Estado. Obteniendo incluso mayoría en el Congreso local. Después sucumbió ante la "ola lopezobradorista” y otra vez los priistas se mudaron en buen número ahora hacia MORENA.

Ese experimento si así se le pudiera llamar, pues en realidad quienes se fueron del PRI al PAN fue porque fueron ignorados por ese régimen y en desdén se postularon por otras siglas. Y al final del boquete electoral se decía que también perdiendo se gana, esto para salir al paso de la crítica de los medios informativos que cuestionaban estos movimientos. Que de nada importaba. La crítica aunque no fuera bienvenida, se aceptaba hipócritamente y cínicamente. Al final, obtuvieron lo que deseaban: El poder.

Hoy nuevamente se observa un trance del PRI al PAN y viceversa pero por obvios motivos, ya que no únicamente está en juego la integridad y la subsistencia del tricolor sino que en realidad hay una mutación de los grupos políticos tradicionales, por mantenerse en el poder público y de elección popular. Y más en esa alianza con el PRD, en donde lo que se denota es desesperación y ansias por no perder lo poco o mucho que puedan encontrarse. ¿¡Quién lo creería!?

 

Sobre todo de aquellos que no saltaron a tiempo del PRI a Morena como lo hicieron ilustres y destacados priistas que les fue bien en ese partido, pero les fue mejor en los puestos que ocuparon en ese nuevo movimiento político, de manera que para mantener su estatus los mismo les dio “maromear” que “revolcarse” en los principios doctrinarios de los partidos políticos en donde se dice, “nacieron”.

Pero esto es  apenas es el inicio de lo que está por venir, con motivo de la renovación en los 217 ayuntamientos y el Congreso local y federal, para la cual los aspirantes hacen proselitismo desde ahora. Y ya veremos que las cosas en esencia no cambiaran mucho. Las mutaciones electorales, los desconocimientos partidistas, los desacuerdos, las diferencias y discordancias y,  la ambición por el poder serán el atributo principal de la elección del 6 de junio de 2021. ¡Bueno eso parece!

Que la salud y el cuidado de ella sean nuestra prioridad en este nuevo año. En esto necesitamos actuar con responsabilidad y congruencia. La política puede esperar. El cuidado personal y la vida de nuestras familias y la propia no. Sí la política, pero mejor sí la salud de todos y para todos. Sean felices, manténganse lo más posible en casa y cerca de la familia. ¡Parabienes para todos y éxitos en 2021!


Encuesta