Barbosa su pésimo primer año

Lunes, Agosto 3, 2020 - 23:50

Político, profesionista y periodista Poblano. Ex-presidente estatal del PRD. Presidente Estatal de Iniciativa Galileos APN. Rector del Instituto de Ciencias Ecuestres.

Este 1 de agosto de 2020, se cumple el primer año del gobierno de la 4 T en Puebla y también se cumple el peor año para Puebla en décadas. Y esto no se debe a la pandemia que castiga a la humanidad entera. Esta percepción casi generalizada se debe a la forma de gobernar de Luis Miguel Barbosa Huerta, el que según la mayoría de las encuestas serias lo evalúan como el peor gobernador del país. Él ocupa el lugar 32 de 32 como el peor calificado por los gobernados.

¿A qué se debe que el gobernador de Puebla, sea calificado de tal manera? Todo parte de que en sus acciones de gobierno y declaraciones resalta el verbo destruir, casi nunca construir y esto hace que los poblanos que estamos hábidos de buenas acciones y de reconciliación, lo evaluemos de la manera que lo hacemos.

Pero vayamos por partes, iniciemos con la conformación de su gabinete que en ese primer año ha tenido 9 cambios, eso sin contar los 7 cambios que se dieron en el pre-gabinete, en donde el más sonado fue el del científico Dr. Guillermo Ruiz Argüelles, quien inicialmente fue anunciado para encabezar la Secretaría de Salud, de quien se dice no soportó el primer encuentro con el gobernador electo.  Aunque éstos no cuentan por no haber rendido protesta, lo que sí cuenta es el manejo y trato que se les da a los funcionarios de primer nivel, que trae como resultado tantos cambios en tan corto tiempo y que ha originado una inestabilidad en la función pública estatal. Y la consecuencia son los malos resultados que el gobierno estatal en su conjunto ha rendido a los poblanos.

También hay que resaltar como otro origen de las consecuencias de esa evaluación que se tiene, la forma en la que actúa en contra de los que no están de acuerdo con su forma de gobernar o los que según él se la deben por algún hecho pasado, y se ha ido contra rectores de universidades, empresarios, estudiantes, periodistas, políticos o miembros de organizaciones de la sociedad civil y los persigue utilizando el aparato del estado a través de la Auditoria Superior del Estado, la Fiscalía o la Secretaría de Finanzas, entidades públicas que han dedicado más tiempo a ejecutar las órdenes del gobernador para acosar a los inconformes o enemigos según él, que a las funciones para lo fueron creadas. Como se dice en el mundo de la política, los chalecos a la medida están a la orden del día.

Otro elemento que ha afectado mucho su imagen, son sus desafortunadas declaraciones, que ya son tomadas como ejemplo en las Instituciones de Educación Superior en las carreras de Ciencias Políticas, Economía y Administración Pública sobre lo que no se debe de decir cuando se ostenta un cargo público.

Yo considero que ya es momento de dejar a un lado sus filias y fobias, y trabajar para dar resultados en temas como el bienestar y la seguridad de los poblanos. El gobernador en alguna ocasión me dijo que entre más poder se tenía, este te tenía que convertir en una mejor persona, aunque en su caso fue a la inversa. Para mí este político poblano se alejó de lo que él mismo predicaba desde su incursión en el senado y ahora como gobernador.

Yo me quedo con el coordinador de Nueva Izquierda dentro del P.R.D. al que traté en el pasado y sin duda era una mejor persona al que ahora gobierna mi estado de Puebla.    


Encuesta