Jueves, 13 de Agosto de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Hablemos claro

Martes, Julio 28, 2020 - 20:24
 
 
   

¡No mentir!, eso es una necesidad básica para una sana convivencia como seres humanos, que aplica en toda relación, ya sea sentimental, familiar o de amistad, incluso para los medios de comunicación, gobernantes y sobre todo para aquellos que aspiran a serlo. Es sumamente fácil cumplir con esta condición, simplemente es cuestión de hablar claro y conciso.

No sólo durante la pandemia del Covid-19, hemos padecido las consecuencias por las promesas incumplidas de los Gobiernos Federal, Estatales o Municipales. Sino desde hace dos años que obtuvieron el triunfo la mayoría de candidatos emanados de MORENA, lo hicieron con propuestas de acciones, programas o estrategias que implementarían para reducir los daños que, según ellos, habían provocado los gobiernos anteriores, pero que hasta hoy la mayoría de éstas se han quedado solo “en promesas”.

Campaigns & Election (C & E) México, firma internacional que evalúa a través de 5 indicadores la calidad de los servicios que prestan las 57 principales ciudades de este país, publica en el presente mes de Julio, la evaluación a los mejores y peores alcaldes, en la que el Presidente de San Pedro Cholula y la Alcaldesa de Puebla, ambos emanados del partido político MORENA, son ubicados en los lugares 48 y 57 respectivamente en el ranking de desempeño, es decir, los últimos diez lugares.

Sin duda alguna, si evaluáramos a nuestras autoridades, nos llevaríamos grandes sorpresas por la falta de promesas cumplidas y encontraríamos que los habitantes de sus municipios exigen resultados, entonces, ¿cuál es el caso de prometer lo que no se va a cumplir? ¿Por qué generar falsas expectativas?

Siendo candidatos, deben ser realistas en los alcances que tendrán en la solución de los problemas priorizados por los ciudadanos, pues el respaldo de ellos, medido en la aprobación y aceptación de sus mandatos, depende de su cumplimiento. 

Por ello, es que un buen político debe cumplir con 3 características:

1 Generar confianza hablando con la verdad, permite que los ciudadanos confíen en las instituciones y se logre la suma de esfuerzos para alcanzar la gobernabilidad.

2 Ser congruentes entre lo que dicen y hacen, reforzara la credibilidad, algo que hoy en día se ha visto escaso en cualquier nivel de Gobierno, puesto que la exigencia del ciudadano cada día es mayor.

3 Tener atracción positiva y posible continuidad, permitirá al político buscar una reelección y/o ocupar nuevos cargos.

Así que, hablar con la verdad puede ser una decisión difícil para quien aspira a gobernar, sin embargo hacerlo, otorga mayores beneficios. 

Actualmente, no podemos darnos el lujo de soportar a gobernantes que se escuden en la falta de recursos puesto que ante la incertidumbre actual, se debe contar con expertos para saber que hacer en todo tipo de situaciones.

La responsabilidad para los gobernantes es cumplir lo que se prometió en campaña, y para los ciudadanos es exigir su cumplimiento; basta de caer en el conformismo del “robo menos, pero hizo más” o del “ya les tocaba robar a otros”, que sólo sirve para que se sigan burlando de la gente a quienes prometieron: “No mentir, no robar y no traicionar”.


Semblanza

Irvin García

De Acatzingo. Politólogo BUAP. Director Atención Ciudadana Ayuntamiento de Puebla, Encargado de despacho de la Coordinación General de Delegaciones de la SEDESOL del Gobierno de Puebla y Asesor de Municipal. Responsable de Enlace Legislativo en el Congreso de la Unión

Ver más +

Encuesta