Martes, 31 de Marzo de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Barbosa…El Déspota

Jueves, Marzo 26, 2020 - 20:03
 
 
   

Nietzsche, decía que el hombre es voluntad de poder y no cabe duda que esta ansia de poder...

Al hablar de un gobernante, deberíamos hablar de un liderazgo basado en el servicio, no de aquel que manda, sino de aquel que sirve, no de aquel que dice exactamente lo hay que hacer, sino de aquel que inspira para que otras personas descubran lo que es posible hacer.

Hablar de un verdadero líder como Gobernante, es hablar de quien ha librado la batalla más difícil que se puede pelear, que es con uno mismo, con su propio ego, con su propia obsesión por el control por dominar.

Nietzsche, decía que el hombre es voluntad de poder y no cabe duda que esta ansia de poder, de dominar, de manipular, esta presente en muchos de los rincones mas oscuros del ser humano y el Gobernador Barbosa, se ha convertido en un claro ejemplo de lo que no debería pasar bajo ninguna circunstancia en alguien que pregona, querer los mejor para sus ciudadanos.

Barbosa confunde a la posición con el liderazgo y no hay nada más equivocado, porque la posición solo es una hipócrita jerarquía líquida, que se diluye conforme se agota su tiempo, y un verdadero líder, aún sin la posición, por su simple presencia, seguirá moviendo más almas que un terremoto.

Esta obsesión de él por el estatus, por la valoración, por ser el único que sabe y quien tiene la última palabra, mata la cooperación, mata la armonía y lo último que hace, es favorecer que las personas afloren su mejor versión. Por lo mismo, no es sino la hostilidad, lo más relevante de sus dichos y de sus acciones.

Conflictúa con quien debería lograr ninguna otra cosa, que no sean sinergias, pero no impuestas sino inspiradoras, diálogos fraternos más de venganza, como se ha caracterizado incluso con su equipo más cercano.

Cree quizá, que su actitud lo asemeja a un líder popular, del pueblo, se obsesiona en ganar “concursos de popularidad” disfrazados de elogios, de sumisión, de la rendición de todo aquel que se cruza en su camino, y en consecuencia, solo es alguien con un gran ego, que se cree el oráculo de Delfos, con comunicación directa con los dioses.

Barbosa incluso cuando habla de humildad se equivoca, porque él no lo es; humildad se desprende del latín humus, que significa, lo que fertiliza la tierra, y no hay virtud mas elevada, porque la humildad permite ver con una mirada profunda, más ancha, de mucho más alcance, algo de lo que él carece.

El liderazgo es una forma de ser y de estar en la vida, es inspirar a otras personas para que crean en sí mismos y desplieguen todo su potencial, y es que una de las mayores desgracias de un pueblo, es no encontrarse con un gobernante que le ayude a lograr lo que verdaderamente es capaz de lograr.

Un líder mueve desde su ejemplo, no desde su palabra, el liderazgo es siempre visual e inspira porque mueve algo en nuestro interior, el liderazgo esta basado en valores, porque cuando todo es niebla, cuando hay confusión, cuando no se ve nada, el líder tiene siempre en claro, hacia donde se tiene que ir.

Barbosa exige, pide que le rindan cuentas de una manera despótica, adonde su solo mensaje deja en claro, que sobrevendrán consecuencias negativas para quien se atreva a ir en contra.

Pero un verdadero líder, hace algo mucho más potente, pues no solo las personas rinden cuentas, sino que las personas dan en base a lo que se espera de ellos, ya que el líder construye espacios de oportunidad y de escucha, adonde las personas se sienten libres de ir por todo lo posible y en muchas ocasiones, hasta por lo imposible.

Barbosa no es sino ego, y es el ego, precisamente lo que ha causado más muertes y más violencia que todas las guerras juntas, el ego es ceguera y ante las crisis es desastre inminente.

El líder es un sembrador esperanza, de dialogo, de compasión, de alegría.

Un líder pide firmeza, para atacar a los retos con dureza, pero siempre con suavidad y empatía con las personas.

Barbosa utiliza el poder que le da el cargo, con el cual soborna basado en su capacidad de premiar y castigar, tanto como lo hacía Rafael Moreno Valle.

Su gobierno pregona valores que no se respetan, porque nuestra vida es el mensaje, y no pueden ir de manera separada la una del otro.

Se dice “pobre” siendo propietario de bienes inmuebles millonarios…

Esta llamada 4T, no tiene futuro alguno, si no consigue dejar de ver a las personas como un medio en lugar de un fin.

No tiene futuro si el Gobernador Barbosa no comprende que es la generosidad, la base de toda prosperidad.

Generosidad para dejar que los talentos y capacidades de la gente a su alrededor se desplieguen sin temor a represalias por no embonar dentro de sus creencias particulares.

Generosidad con los gobiernos locales, para crear alianzas basadas en el bienestar común de sus gobernados y no imposiciones que alimenten su voluntad de poder absoluto.

Generosidad para aceptar que disentir no es un llamado a la batalla, sino una oportunidad para encontrar los puntos medios de coincidencia.

Generosidad para comprender que la historia le abrió un capítulo muy especial y entonces preguntarse a sí mismo ¿por qué quiere ser recordado?...

Estoy seguro que, si busca la respuesta desde la sabiduría, desde la honestidad del corazón, será capaz de escribir un capítulo que trascenderá todo tiempo del hombre.

De lo contrario, sus páginas serán quemadas en la hoguera de la infamia, en la que prácticamente todos los que le precedieron, decidieron morir quemados…

“Hoy enfrentamos uno de los mayores desafíos de la historia contemporánea, por lo que debemos recordar, que cuanto más complejo es el reto, más anclados debemos estar a nuestros principios, lo vamos a lograr sin duda alguna”

Nos vemos cuando nos leamos…

Alberto Pacheco


Semblanza

Alberto Pacheco Márquez

Especialista en Desarrollo Regional y Gestión de Inversión Extranjera, además de Conferencista. Me he desempeñado en el sector público y privado, tanto en México como en el extranjero. Apasionado de los viajes y las culturas globales. He dedicado los últimos años de mi vida profesional a la vinculación entre México y Polonia en los ámbitos económico, cultural, deportivo y político.

Ver más +

Encuesta