Sábado, 28 de Marzo de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Alto a la polarización

Miércoles, Marzo 25, 2020 - 19:28
 
 
   

Con un sistema de salud colapsado, un Instituto Nacional para el Bienestar...

La contingencia sanitaria por la pandemia del virus COVID-19 ha enfrentado a las naciones de todo el mundo a uno de sus escenarios más adversos y México recién está entrando a ese caótico episodio.

Con un sistema de salud colapsado, un Instituto Nacional para el Bienestar (INSABI) que no acaba de aterrizar, una economía debilitada, el peso depreciándose frente al dólar, feminicidios, violencia a la alza, gobiernos sin coordinación y un contexto de polarización social y política, el coronavirus no puede llegar en peor momento a nuestro país.  

Resulta imposible no contrastar la reacción de nuestro gobierno con el de otras naciones frente a la pandemia, en México el gobierno ha reaccionado tarde, y aclaro que ha sido el gobierno quien va lento, porque la sociedad civil organizada, gobiernos locales y hasta el sector privado se han adelantado ante la tardía respuesta del gobierno federal.

Con  405 casos confirmados y 5 muertes por Covid-19, México no solo está en al borde de una contigencia sanitaria y en el preludio de una crisis económica, sino que comienza a transitar por el fangoso y tramposo camino de la polarización. 

Tenemos un presidente que polariza, que desacata las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y las recomendaciones de su propio gabinete en materia de salud, que le dice NO al gel antibacterial, NO a pausar sus giras con eventos masivos y NO a dejar de andar en modo candidato besando y abrazando por doquier sobre riesgo de contagiar o ser contagiado. Un presidente que desdeña planes de ayuda a empresarios que ayudan a soportar la economía del país, declarando que “nada de rescates al estilo del periodo neoliberal, nada de condonaciones de impuestos”, un presidente que se encomienda a estampitas desafiando nuestro estado laico, y que reproduce estereotipos de género con comentarios sexistas afirmando que el cuidado de los adultos mayores (los mas afectados por el Covid-19) deben recaer en las mujeres y no en los hombres porque estos últimos son más desprendidos.

Esta serie de acciones han llevado a AMLO a noticieros internacionales evidenciando la poca seriedad con la que el gobierno mexicano enfrenta la amenaza del coronavirus. Al presidente le hace falta una dosis de prudencia, le falta ser más presidente y menos candidato, necesita ponerse una bolsa de hielos en la cabeza y dejar de hacer teorías conspiratorias. Necesitamos un presidente prudente en sus acciones y en sus afirmaciones.

¿Por qué es importante? Porque ha sido el presidente más votado en la historia, porque aún hay miles de mexicanos que creen ciegamente en él (lo cual resulta peligroso) y porque su discurso se replica en todos los niveles, basta destacar otra polémica declaración, la del Gobernador de Puebla diciendo que “el Covid-19 solo afecta a los ricos y que los pobres somos inmunes” declaración que no solo mal informa, sino que tensa y polariza, nos entrampa en una lucha clasista que tiene sus batallas más feroces en las redes sociales, donde se replican y masifican estos discursos polarizadores. También el gobernador necesita una dosis de prudencia.

Por otro lado estamos nosotros, la sociedad civil, que está tratando se hacer su mejor parte para aplanar la curva de contagios y que no se repitan los casos de Italia y España, ya sea en cuarentena, para quien tiene el privilegio y las posibilidades de hacerla, ya sea yendo a trabajar extremando cuidados porque la precariedad laboral les impide guardarse en casa, ya sea como empleados del sector salud, arriesgando su salud y sus vidas sin ningún estimulo ni remuneración extra; ya sea como pequeños, medianos o grandes empresarios buscando alternativas para sopesar la baja en las ventas, el pago de salarios, y aguantar las cargas tributarias.

Y es en esta sociedad, donde también hay quienes necesitan con urgencia, una dosis de prudencia, y me refiero a quienes lucrando con el pánico y la desinformación, incitan a saquear “las multinacionales” alentados por discursos clasistas de ricos contra pobres con los que pretenden justificar sus actos vandálicos y de robo a tiendas de autoservicio que emplean a miles de mexicanos que viven al día.

Y es así como en medio del caos importado desde China, las y los mexicanos tenemos la tarea de madurar, de entender que no hay papá gobierno, que nos toca actuar con prudencia y mucha conciencia, porque con una clase política gobernante más preocupada por pasar fast track el reglamento de su reelección y una oposición que va lenta, la amenaza de un azote sanitario y económico nos afectará a todos, a unos más que a otros pero al final a todos. Por eso además de lavarse las manos hay que recordarle a la autoridad y a la sociedad que necesitamos tomarnos nuestras dosis diarias de prudencia, porque la polarización, el enfrentamiento y el encono, son la peor receta para un 2020 que nos pinta muy adverso.   

@Marisol_Calva


Semblanza

Marisol Calva

Marisol Calva, Politóloga, Maestra en Gobierno y Administración Pública, Dirigente Estatal del Movimiento PRI.MX Puebla, Ex candidata a Diputada Federal Plurinominal, Consejera Política Estatal y Nacional del PRI.

Ver más +

Encuesta