Opinión
Loading...
Loading...
Al Momento
    Más Leídas

      El movimiento estudiantil de Puebla: un ejemplo para México y el mundo

      Jueves, Marzo 5, 2020
      Leer más sobre Marcelino León Ochoa
      Quienes han puesto el ejemplo y han dado un paso adelante son los estudiantes.
      Politólogo. Maestro en Gestión Pública. Coordinador de asesores del grupo de regidores PAN. Catedrático en UPAEP. Ex regidor del Ayuntamiento de Puebla 2011-2014
      El movimiento estudiantil de Puebla: un ejemplo para México y el mundo

      Las protestas que surgieron de manera natural, espontánea pero con firmeza entre los estudiantes de Medicina, -en la UPAEP y la BUAP-, por el asesinato de Ximena, José Antonio, Francisco Javier y Josué Manuel (QEPD), ha alcanzado grandes dimensiones, teniendo como motivo principal una exigencia clara de seguridad.

      Además, estas protestas han sido ejemplares, pacíficas, sin provocaciones ni alborotos, porque no las mueven ideologías ni intereses oscuros sino el legítimo derecho a vivir en paz.

      Por eso han contagiado a otras instituciones educativas de Puebla y el país, que no solo claman por mayor seguridad en los entornos escolares sino que también han destapado otros problemas relacionados con acoso sexual, abusos de autoridad, amenazas, bullying, etc.

      La juventud ha levantado la voz y está haciendo cosas extraordinarias, como:

      Salir de las aulas para dar clases de civismo activo, ético y pacífico.

      Provocar la solidaridad de más estudiantes, convocando a ésta y otras generaciones a pasar de la protesta en redes sociales a la acción en la calle.

      Alcanzar toda una organización estudiantil proactiva, no vista desde hace mucho tiempo en Puebla y en el país.

      Ante las voces que afirman que las protestas y las marchas concluirán con los compromisos adquiridos por las autoridades ante el pliego petitorio de los estudiantes, veo que éstas van a seguir hasta obtener resultados concretos.

      Abandonar la lucha estudiantil no es opción, pues si los jóvenes fueron capaces de organizarse ante la adversidad y ante un enemigo común como la inseguridad y la violencia, estoy seguro que pueden plantearse nuevos retos e impulsar cambios profundos en las instituciones, concretamente en las encargadas de la procuración e impartición de justicia.

      La juventud organizada ha puesto el dedo en la llaga y exige seguridad, porque la comunidad estudiantil, que es muy numerosa en Puebla, debe enfocarse en adquirir conocimientos, vivir experiencias significativas y aportar soluciones a los problemas de la sociedad, en lugar de vivir con temor a ser presa de la delincuencia.

      Lo que puede parecer una afrenta es en realidad un desafío a los tres órdenes de gobierno, para que de una vez por todas mejoren las instituciones encargadas de brindar seguridad.

      Los gobiernos tienen entonces la enorme oportunidad de responder a estas demandas, ampliando por ejemplo las agencias del Ministerio Público, agilizando los trámites y humanizando la atención en las fiscalías, profesionalizando al personal que atiende a las víctimas de delitos, empleando la tecnología para proteger la vida y la propiedad de las personas.

      Todas y todos exigimos seguridad y merecemos vivir en paz pero quienes han puesto el ejemplo y han dado un paso adelante son los estudiantes.

      Puebla es nuevamente cuna de un movimiento que puede despertar el legítimo reclamo nacional, reclamo basado en el dolor de los familiares de las víctimas y en un creciente hartazgo social.

      Sí, este movimiento estudiantil está siendo ejemplo nacional y mundial, por ser una protesta activa sin violencia, que está sacudiendo estructuras pero sobre todo mentes y corazones, porque somos más, muchos más los que queremos un estado y un México en paz.

      Mtro. César Marcelino León

      Vistas: 6094

      Loadind...