Sábado, 22 de Febrero de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Economía Social, Solidaria y Sostenible: La Respuesta

Jueves, Febrero 13, 2020 - 08:12
 
 
   

Estas alternativas al modelo económico convencional se están volviendo cada vez más diversas.

Hablar de economía social y solidaria, es algo muy común en nuestros días, los gobiernos incluso la promueven dentro de los ejes rectores de sus planes de desarrollo; sin embargo, existe una profunda ignorancia respecto a lo que realmente podría catalogarse como ESSS, porque además de los adjetivos “social y solidaria” debe agregarse SOSTENIBLE, puesto que la premisa fundamental de la ESS es el ser humano y el planeta al centro de todo.

En México enfrentamos una serie de retos, entre ellos la explotación, la precariedad laboral, las condiciones de vida adversas, la contaminación y el agotamiento de los recursos naturales. Por desgracia, parece que el bienestar para todos no es compatible con el modelo económico imperante ni tampoco, con las políticas públicas que los gobiernos desarrollan.

Es cada vez más evidente que los grandes desafíos de nuestro tiempo como la migración, el cambio climático, la escasez de recursos sólo pueden ser satisfechos con las soluciones que se desarrollan a nivel global y se implementan a nivel local. 

Las personas siempre hemos encontrado modos alternativos de hacer las cosas, como la creación de las empresas sociales, a menudo en lugares sin otras opciones. Sin embargo, en los últimos años se ha demostrado que hay formas, que pueden ayudar a mantener un estilo de vida sostenible, basado en la solidaridad. 

Estas alternativas al modelo económico convencional se están volviendo cada vez más diversas y atraen a más y más individuos. Hay ejemplos de muchas iniciativas exitosas basadas en la solidaridad, como los grupos de consumo, los sistemas de intercambio local, los huertos comunitarios etc. 

Como estas iniciativas prosperan, y muestran lo que la ESSS puede lograr, cada vez más personas están buscando en ellas una forma alternativa de vida y de trabajo dignos.

En México, de acuerdo al INEGI, existen casi 55 millones de personas económicamente activas, de los cuales, poco más de 9 millones, cuentan con grados de educación superior, pero, por otro lado, la informalidad emplea al 57% de la PEA - ambulantaje o emprendimientos fuera de la formalidad que no le proveen a los ciudadanos, ningún tipo de seguridad social ni fondos de pensión.

La Economía Social, Solidaria y Sostenible ESSS, ofrece una alternativa única, para proveer medios de oportunidad a todos los ciudadanos, puesto que, dentro de la misma, es posible coincidir con total armonía a las distintas cualificaciones y capacidades de los individuos y al mismo tiempo, no solo generar supervivencia, sino trascendencia, esto es, empresas competitivas, reconocidas y en constante crecimiento que generen riqueza.

El reto fundamental en primera instancia, radica en cambiar la perspectiva con la que el gobierno atiende este gran nicho de oportunidad, puesto que lamentablemente, no están impulsando el crecimiento real de estas iniciativas, sino que los hacinan en un modelo de EMPRESARIO DE TIANGUIS O MERCADO, o sea; AMBULANTES SUJETOS DE REGULACIÓN Y TRIBUTACIÓN.

Basta ver, que los “programas insignia” del gobierno son las “ferias” o en el mejor de los casos, los puntos de ventas directos, tales como stands en centros comerciales agrupados bajo una marca de anclaje, pero sin diagnósticos certeros de las necesidades del consumidor, ni la utilización de estrategias adecuadas de marketing, que permitan posicionar a dichas empresas en el mercado, consolidarse y competir en condiciones favorables.

Otro de los errores garrafales de las políticas de apoyo que implementa el gobierno, es la masificación, que solo busca lo popular, la foto, la entrega de constancias al por mayor y no contemplan mecanismos de largo plazo y alcance.

Las distintas crisis han provocado muchas dificultades e incertidumbres y han exhibido las profundas debilidades y defectos de las políticas públicas para hacer frente a la terrible desigualdad y falta de oportunidades de las y los mexicanos.

Frente a ello, y desde el punto de vista de la innovación, las empresas de la ESSS han demostrado ser más resistentes a las crisis, ya que son quienes, ante la falta de empleos, proveen medios de supervivencia dignos a los ciudadanos, porque son las empresas que pueden nacer en las zonas más alejadas y con menos recursos.

Son las que, sin discriminación, generan una alternativa equitativa sin importar las condiciones estructurales bajo las que cada persona nace en el mundo. Puesto que el hecho de que las empresas de la ESSS centren su acción en la dimensión local, permite que puedan crear empleo, mejorar las condiciones laborales y al mismo tiempo prestar atención a la dimensión de innovación social de su trabajo.

Por lo tanto, necesitamos una mayor acción de los gobiernos, a fin de crear políticas públicas articuladas en consonancia con las necesidades de los distintos sectores de la ESSS y fortalecer las relaciones interpersonales o entre grupos que comparten el mismo propósito.

Y dentro de las políticas activas, es urgente organizar cadenas de producción entre las ciudades y las zonas rurales próximas, desarrollando plataformas de comercio, por ejemplo - a nivel metropolitano en primera instancia, conectando así a los productores, con grupos de consumidores cautivos.

Debe llegar el momento, en que podamos hacer elecciones de consumo éticas, responsables, solidarias y sostenibles, sin que éstas, estén limitadas en su acceso, conocimiento, ni mucho menos, factores económicos.

Es incomprensible e inadmisible, que estemos consumiendo hongos setas, café, productos de higiene y belleza etc. traídos de otros países, a precios más elevados y producidos bajo procesos cuestionables, en detrimento de los que se producen en nuestra propia comunidad, y que están generando condiciones de vida dignas para los más desfavorecidos, amén de sus procesos de producción sostenibles y eso, tan solo por citar algunos ejemplos, de los cientos que existen.

No basta con que al gobierno le ilusione tanto la economía social solidaria y sostenible, porque para que se convierta en una vivencia, tiene que estar dispuesto a pagar el precio, no basta con ver la posibilidad que ésta ofrece, para que como por arte de magia, se convierta en una realidad.

Nos vemos cuando nos leamos…

Alberto Pacheco Márquez

Albertopm2711@gmail.com


Semblanza

Alberto Pacheco Márquez

Especialista en Desarrollo Regional y Gestión de Inversión Extranjera, además de Conferencista. Me he desempeñado en el sector público y privado, tanto en México como en el extranjero. Apasionado de los viajes y las culturas globales. He dedicado los últimos años de mi vida profesional a la vinculación entre México y Polonia en los ámbitos económico, cultural, deportivo y político.

Ver más +

Encuesta