Domingo, 20 de Octubre de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Depresión en los jóvenes de hoy

Martes, Octubre 8, 2019 - 14:24
 
 
   

La depresión es una epidemia actual

En una mirada decididamente existencialista sartriana, la depresión está relacionada directamente con el abandono de la responsabilidad, para Sartre, las emociones son pequeños actos teatrales vinculados con la responsabilidad. Comienzo de esta manera con toda la intención de ir abonando en una concepción, no sólo existencialista, sino fenomenológica de la psicoterapia. La depresión es una epidemia actual, de hecho, podemos decir que hemos aprendido a vivir con una alta dosis de depresión/frustración, relacionados con el sedentarismo moderno, con la incomunicación, con la soledad citadina y una especie de desafío individual en el que vivimos y atravesamos la ciudad y la vida prácticamente todo el tiempo, en palabras de Bauman, vivimos en la cultura del riesgo permanentemente. Este desánimo del que hablamos me parece que no sólo se explica por la falta de oportunidades, no es sólo eso, las líneas de comunicación actuales ya no implican necesariamente una comunicación como tal, una disertación en el sentido de un emisor y un receptor, una posibilidad de compartir ideas, argumentos, sentires y opiniones que van y vienen, ida y vuelta, el tipo de comunicación que establecemos principalmente es informativa, de una sola vía, haz esto, ve a lo otro, cambia tal cosa, etcétera. Si el área de responsabilidad que me toca es algo decidido por alguien más y me mantengo como un autómata obedeciendo reglas e instrucciones, en qué momento asumo mi propio proyecto personal o incluso, en qué momento lo elijo, lo decido.

Para entender la perspectiva fenomenológica de la psicoterapia, en mi opinión, es necesario incluir las miradas de la sociología, probablemente de la antropología y de la historia por supuesto. Había muchos menos habitantes cuando cada quién era independiente y podía decidir qué hacer con su vida, ahora todo esto es muy difícil, el amotinamiento de gente restringe la capacidad de elección y el espacio en el que quiero elegir, es como si un chico hoy quisiera ser médico y supiera que el espacio al que tiene que entrar no sólo está abarrotado, sino que sus perspectivas de futuro ya no existen.

En una segunda reflexión muy importante que también explica la depresión actual de los jóvenes, es la crisis humanista que vivimos, que de muchas maneras también es una crisis humanitaria en este sentido de lo personal. El origen de todo esto es la concepción del que dirige y el dirigido, el que manda y el que obedece, el padre y el hijo, el jefe y el empleado, me parece muy interesante esta tesis. Con frecuencia suele suceder que el que manda supone que tiene que decidir qué hará lo que le corresponde al que obedece, es más, también tiene que decidir la manera en la que lo tiene que hacer y la perspectiva con la que lo hará: el que obedece está supeditado a la inteligencia del que manda y no puede hacer nada desde su iniciativa, a últimas fechas me he enterado que a esto se le llama Inteligencia emocional, de manera que uno de los dos es inteligente emocional y el otro es un obediente emocional, el problema es que con mucha más frecuencia de la que nos imaginamos estos roles se cambian y se confunden. Trataré de resumir mi idea, permitir que las personas piensen, actúen, decidan, organicen, etcétera, en pos de la misión que se encomienda o la que entendemos que es la que más conviene a todos es una gran manera de comenzar a combatir la depresión en los jóvenes, dicho de otra manera, el problema del poder y de los egos y las autoridades no es saludable para las personas en general.

Volver clínico y psiquiátrico el problema de la depresión solamente nos ha traído la idea de que no podemos hacer nada por ella y que todo debe quedar en manos del los médicos y los psiquiatras, cerebralizar el problema no ha hecho más que conceptualizar el poder médico como único e incuestionable. La depresión es un fenómeno relacional y también social, cultural e histórico. La idea de una psicoterapia libertaria se relaciona con hacer conciencia de la responsabilidad que tiene cada uno de los actores sociales y reconsiderar la manera en la que se vinculan con el entorno. Permitir encontrar maneras para que las personas cambien sus decisiones concretas y cotidianas de vida en esta perspectiva fenomenológica es una manera de volver a la psicología y a la psicoterapia una herramienta concreta para el bienestar de las personas. Estar a favor de las personas concretas, de sus capacidades, de los atributos con los que han llegado al  mundo y ponerlos al servicio de las soluciones que ellos mismos encuentran para salir adelante implica combatir la deshumanización en la que nos ha metido la poderosa ciencia clínica y médica.

Continuaré con este tema para irlo profundizando y aclarando. Que tengo un lindo día todas y todos.


Semblanza

Abelardo Fernández

Dr. en Psicología. Coordinador de Desarrollo Humano y docente de la Escuela Libre de Derecho de Puebla (ELDP) Psicoterapeuta Gestalt, Musicoterapeuta, autor del libro: Desarrollo Humano para Abogados.

Ver más +

Encuesta