Científicos y autoridades sanitarias de Sudáfrica confirmaron la detección de una nueva variante de covid-19, identificada como B.1.1.529, la cual posee múltiples mutaciones y ha despertado preocupación entre los especialistas.

Tulio de Oliveira, profesor de la Plataforma de Innovación en Investigación y Secuenciación de KwaZulu-Natal, advirtió que la nueva variante presenta múltiples e inusuales mutaciones, sin embargo, lo que podrían representar aún es incierto.

Señaló que la variante los sorprendió debido a su gran salto evolutivo, pues no esperaban tantas variantes tan contagiosas después de la tercera ola, advirtiendo que ésta podría expandirse rápidamente, luego de que los últimos días los casos de covid-19 aumentaran significativamente.

De acuerdo con datos proporcionados por el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de Sudáfrica, hasta el momento se han confirmado casos de esta variante en África, Hong Kong (en un viajero procedente de la nación africana) y Botsuana.

La B.1.1.529 presenta más de treinta mutaciones, de las cuales algunas son motivo de preocupación por su posible impacto en la transmisibilidad y su potencial capacidad de evadir la inmunidad o protección previa.

Los especialistas sudafricanos hicieron hincapié, en que la detección de esta nueva variante se realizó de manera temprana, por lo que se mostraron optimistas en que esto favorezca el control de su expansión.

El descubrimiento se produjo en un análisis el pasado 23 de noviembre, a partir de muestras tomadas entre el 14 y el 16 de noviembre tras un alza del número de casos detectada en Johannesburgo y Pretoria.

Los especialistas esperan que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dé un nuevo nombre de letra griega a esta variante mañana, y recalcaron que aunque la B.1.1.529 se haya detectado por primera vez en Sudáfrica, no significa necesariamente que se haya originado en ese país.

Hasta la fecha, Sudáfrica acumuló unos 2.95 millones de contagios con cerca de 90 mil muertes por el coronavirus.

Esta nación es el epicentro de la pandemia dentro del continente africano y ya sufrió los efectos del descubrimiento y expansión de otra variante, la Beta, durante su segunda ola de contagios (entre finales de 2020 y comienzos de 2021), que luego fue barrida por la variante delta en la tercera ola (a mediados de 2021).

Con información de Milenio.