El diputado federal del PAN, Mario Gerardo Riestra Piñareprobó que el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) contemple 360 millones de pesos para la construcción de un Centro de Actividades Acuáticas y ni un “solo peso” para la reconstrucción del hospital del IMSS San Alejandro, dañado por el sismo de septiembre de 2017.

“Me llama mucho la atención que se estén considerando 360 millones de pesos para un Centro de Actividades Acuáticas de Alto Nivel y no se pueda concretar los recursos para la infraestructura hospitalaria para el Hospital San Alejandro en Puebla”, reclamó en reunión de la Comisión de Seguridad Social de la Cámara de Diputados.

El legislador poblano se quejó de que la legisladora plurinominal de Morena, Patricia Armendáriz, lo haya acusado de “querer jalar agua a su molino” por pelear recursos para la reconstrucción o rehabilitación del nosocomio de la capital poblana que está fuera de operación desde hace 4 años.

“Difiero con el planteamiento que se hizo señalando o acusándonos de jalar agua a nuestro molino cuando estamos luchando por un beneficio para millones de trabajadores (…) en los últimos tres años han ido infinidad de servidores públicos a Puebla y nos han dicho ya vamos arrancar (…) y la verdad es que no se ha avanzado nada”, señaló.

En referencia a la legisladora Armendáriz, le dijo que seguramente nunca se ha atendido en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), por eso no sabe de las necesidades y padecimientos que sufren diariamente millones de derechohabientes.

“Quizás los diputados que no fueron electos por mayoría (Armendáriz) no traen esa cercanía (con la gente). Cuando alguien expresa que plantear algo en beneficio de un estado es jalar agua para su molino, pues creo que no entendemos la labor de un representante popular, los representamos a ellos que nos exigen cuentas”, le explicó.

Riestra Piña alardeó que él no fue electo como diputado plurinominal, sino que llegó gracias al voto ciudadano y, por ello, debe de rendir cuentas del trabajo que se hace en beneficio de la sociedad.

Refirió que según el IMSS tiene que haber una cama para cada mil derechohabientes y, derivado de los rezagos históricos y de los sismos del 2017, se duplicó el rezago y hay 0.3 camas por cada mil derechohabientes.