A pesar de que la idea no agrada demasiado a la gran mayoría de futbolistas y entrenadores, el presidente de la FIFAGianni Infantino, sigue obstinado en reducir la fecha entre un Mundial y otro, el cual pasaría de cuatro a dos años a partir del 2026. Para reforzar su propuesta y ganar adeptos, el suizo puso como ejemplo a seguir el modelo del Super Bowl; la final del campeonato del futbol americano que siempre es un éxito en ingresos y audiencia y que, claro, se juega de forma anual.

Con la frase: “Hay un Super Bowl al año, ¿por qué no organizar un Mundial cada dos?”, Infantino informó que la FIFA realiza un estudio de viabilidad sobre organizar un Mundial cada dos años, una medida que ha recibido duras críticas de varias confederaciones, como la UEFA y la Conmebol, clubes, futbolistas y aficionados.

Un Mundial de futbol es aquel evento que esperas por cuatro largos años y que sobre todo disfrutas porque recibe a los mejores futbolistas; además, siempre tiene algo nuevo que ofrecer, une creencias y formas de ser. En un mundial te encuentras en la cancha con el talentoso y con el que no lo es tanto, pero el torneo reúne al que llora, el que celebra, el que comprende, el que hace nuevos amigos, incluso el que se queda a vivir en la sede y empieza una nueva vida.

En la calle, los gritos de cualquier aficionado hacen de eso una auténtica fiesta porque un mundial va más allá de la cancha, implica más que el simple esfuerzo del futbolista. Basta con escuchar las historias de aficionados que venden coches o casas con tal de cruzar el mundo y estar cerca de su selección con la ilusión de siempre.

Gran parte de todo lo que se vive en pleno evento tiene que ver con esa larga y tediosa espera de cuatro años. No hay futbolero que no marque en el calendario el día que arranca el siguiente Mundial, pues apenas se juega la final de uno y ya estamos en la cuenta regresiva para que comience el otro.

“El prestigio de un evento depende de su calidad, no de su frecuencia. Tienes el Super Bowl todos los años, Wimbledon o la Champions League todos los años, y todos están emocionados y esperando”, dijo Infantino.

Más que los aficionados que, por supuesto son parte fundamental de esto, también están los futbolistas, quienes además de generarles mayor actividad, es un esfuerzo gigantesco el que estén listos y en condiciones para dejar atrás sus ligas locales y atender los compromisos con sus respectivas selecciones.

Definitivamente, la idea tiene de trasfondo generar cada vez más dinero por encima de la salud de los jugadores, ahora tendríamos que esperar a que la UEFA apruebe esta propuesta, a la que claramente tampoco tiene muchas intenciones de apoyar.

 

Ya está pactado que el próximo Mundial se desarrollará en Qatar en 2022 y que el siguiente será compartido entre Estados Unidos, México y Canadá. El del 2026 será el primero tripartito, y el primero que contará con 48 selecciones participantes. Todavía no está definido si el que va después se jugará en 2028 o 2030.

Foto: Especial