El deporte en Estados Unidos se vio conmocionado durante el fin de semana luego de que saliera a la luz la noticia de que una mujer y su hijo de apenas dos años de edad murieron tras caer al vacío desde el estadio Petco Park de San Diego, California, en la previa del encuentro entre Padres y Bravos de Atlanta en una nueva jornada de las Grandes Ligas de beisbol.

El trágico accidente ocurrió el sábado, minutos antes del comienzo del juego, cuando miles de fanáticos se acercaron a las gradas para disfrutar de las acciones deportivas. La mujer, de 40 años, y su hijo cayeron juntos desde el tercer piso del estadio hacia la calle y fue allí donde fallecieron después de que agentes intentaran reanimarlos. Aún se desconoce si se trató de un accidente o si fue un hecho intencional.

“Estaban en una zona de comedor/concesión en el nivel de la explanada antes de la caída”, dijo Andra Brown, portavoz del departamento de Policía de San Diego, quien también señaló que se mantienen bajo investigan las causas del incidente y, “por precaución, la Unidad de Homicidios de la Policía de San Diego fue llamada a la escena”.

Pese a que los médicos y fuerzas de seguridad acudieron al lugar del incidente con rapidez, poco se pudo hacer para salvar las vidas de la mujer y de su hijo que fallecieron casi de inmediato debido a que las heridas sufridas eran de gravedad. Medios de comunicación locales reportaron que el padre del niño se encontraba también en el estadio en el momento del hecho.

Por su parte, el equipo de Padres hizo una escueta declaración pública:

“Estamos profundamente entristecidos por la pérdida de vidas en el Petco Park anoche. Nuestros pensamientos y oraciones están con la familia de los involucrados. Seguiremos absteniéndonos de hacer comentarios sobre la naturaleza del incidente, ya que es una investigación en curso por el Departamento de Policía de San Diego”

Las autoridades locales han pedido la colaboración a cualquier persona que se haya encontrado en el lugar y sido testigo de la caída que causó la muerte de la mujer y de su hijo. Se esperan nuevos testimonios que puedan ayudar a dilucidar las causas del incidente que enluta por estas horas a la sociedad estadounidense.

Foto: Twitter