La diputada Olga Lucía Romero Garci Crespo justificó los retrasos en los trabajos de la Auditoría Superior del Estado (ASE) al señalar que muchas actividades fueron frenadas debido a la pandemia de covid-19 y dijo que habrá reuniones para conocer los avances hasta el momento.

La presidenta de la Comisión Inspectora de la Auditoría Superior del Estado afirmó que la ASE fue uno de los primeros sitios en donde hubo “brotes fuertes” de covid-19 y por ello se frenaron sus actividades.

Aunque se retomaron las actividades, únicamente se hicieron en un 20 por ciento y esto duró por mucho tiempo, dando como resultado el retraso en la entrega de informes individuales al Congreso del Estado, comentó la legisladora de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Olga Lucía Romero precisó que hay 658 informes individuales pendientes tan solo de 2019, pero además faltan algunos de 2018 y por ello prevé tener reuniones con el auditor Francisco Romero Serrano la siguiente semana.

La diputada declaró que la comisión contará con un calendario de trabajo con la ASE para conocer los avances de los informes individuales, en donde también evaluará el desempeño de Romero Serrano.

Dijo desconocer si Romero Serrano debería dejar la ASE o tiene intenciones de hacerlo, aunque la Comisión Inspectora de la Auditoría Superior del Estado tiene la facultad y obligación de revisar su desempeño.

En otro orden de ideas descartó que se vaya a realizar una persecución política en contra de la todavía presidenta municipal de PueblaClaudia Rivera Vivanco.

Consideró que la ASE tiene mucho trabajo para estar enfocándose a ver a quienes evalúan bien o mal. Por su parte la comisión hará las revisiones correspondientes para evitar actos de corrupción.

Olga Lucía Romero fue presidenta de la misma comisión en la legislatura anterior. En ese entonces se dijo que revisarían las acciones irregulares de gobiernos panistas, aunque hasta ahora no han dado a conocer los resultados de las investigaciones.