Solo uno de los cuatro detenidos durante el enfrentamiento entre ladrones y agentes ministeriales en el municipio de Tlaltenango, fue llevado a audiencia y vinculado a proceso pues los otros tres implicados siguen hospitalizados.

El domingo 19 de septiembre la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE) decidió judicializar la carpeta de investigación que se inició en contra de los detenidos por robo de vehículo agravado, homicidio en grado de tentativa y delitos cometidos contra funcionarios públicos.

Por lo anterior y debido al estado de salud de los demás acusados, solo Jonathan Carlos G., quien salió ileso, fue llevado ante un juez de control en el Centro de Justicia Penal de Puebla.

En audiencia el jurista calificó de legal la detención de Jonathan y lo vinculó a proceso, además de que otorgó tres meses de investigación complementaria. Por último, bajo la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa, ordenó que el acusado fuera llevado a un centro de reclusión para que ahí pase su proceso hasta que se defina su situación legal.

Fue el pasado viernes por la mañana cuando agentes estatales de investigación arribaron al municipio de Tlaltenango con el fin de realizar diversas investigaciones con respecto al delito de robo de vehículo en la región.

Los agentes fueron atacados por hombres que iban a bordo de una camioneta blanca. Los oficiales repelieron la agresión y un delincuente murió y cuatro más fueron detenidos, tres de ellos, lesionados.

Poco después autoridades ubicaron dos bodegas, una en la que había mercancía robada y otra en la que se hallaban más de 100 migrantes entre ellos mujeres y niños.