Hasta 15 intentos de fraude a restaurantes de Puebla se detectaron en la última semana mediante transferencias bancarias sin fondos, y las posibles pérdidas por cada pedido iban de mil 800 hasta 10 mil pesos.

El restaurante La Noria fue el primero en Puebla en recibir un pedido fraudulento, por medio de una llamada telefónica del número 22-22-70-49-87.

Una supuesta empresa hizo un pedido de alimentos y botellas de alcohol cerradas, por la suma de 9 mil 620 pesos.

Olga Méndez Juárez, dueña del restaurante y presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), detalló que el defraudador argumentó que la forma de pago la realizaría por transferencia electrónica con cuenta de origen del banco HSBC, de la cual mandó el comprobante con número de folio y el monto asignado.

Al percatarse de que el restaurante no recibía la transferencia en su cuenta, Méndez Juárez canceló el pedido y se salvó de ser estafada por casi 10 mil pesos, no obstante, otros restaurantes de la entidad no han tenido la misma suerte y han caído en este fraude.

Son dos los restaurantes que han sido estafados con montos de mil 800 y 2 mil 400 pesos en una semana y media, además de que otros 13 establecimientos han recibido llamadas de este tipo, entre los que se encuentran los restaurantes Los Sabores de Puebla y Novorigen.

El número telefónico coincidió en cuatro casos y sólo cambió el nombre de la persona que realizó el pedido, mientras que otro número que ha realizado estas llamadas es el 22-11-11-54-41.

La Canirac alertó al gremio restaurantero para que tome precauciones ante esta nueva modalidad de fraude, ya que el hecho de preparar el pedido, aunque no sea enviado, genera pérdidas para el establecimiento al no poder regresar los alimentos a la cocina.