La escudería Red Bull hizo una petición formal a la Federación Internacional del Automóvil (FIA) para que se pueda revisar la carrera ocurrida en el GP de Gran Bretaña luego del accidente entre Verstappen y Hamilton. Este recurso fue sugerido por la escudería de la bebida energética desde el pasado viernes 23 de julio.

No obstante, se trata de un recurso inédito en la historia moderna de la Fórmula 1 debido a que es reclamar sobre un hecho ya juzgado y que la mayoría de pilotos de la parrilla consideraban justa. Incluso muchos se inclinaban por que el toque entre las dos ruedas se trató de un mero 'incidente de carrera', es decir, que no se debería haber sancionado ni siquiera con los 5 segundos que recibió Lewis Hamilton.

Mak Webber, expiloto de Red Bull, ha sido uno de los último en dar su opinión: "LA FIA no debería intervenir. Fue brillante, fue exactamente lo que queremos. Creo que fue de las mejores primeras vueltas que hemos visto en mucho tiempo. Han tenido algunas batallas rueda a rueda brillantes como en Barcelona, Imola, Bahréin. Todos sabíamos que esto iba a pasar. Que haya más", dijo el australiano en declaraciones para 'Motorsport.com'.

 

Jueves, conferencia entre comisarios y equipos

Tras la petición formal de Red Bull, la Federación Internacional organizará una videoconferencia para este mismo jueves en la que comparecerán por separado un representante designado por el equipo de Milton Keynes y otro por parte de Mercedes. La entrevista entre los comisarios y los dos representantes de cada equipo será a las 16:00 horas (tiempo local). En dicho encuentro telemático intervendrán también los directores de los equipos y varios testigos, hasta un máximo de tres por cada parte.

Es muy probable que en Red Bull presenten nuevas pruebas como alguna reconstrucción digital de las trayectorias de los pilotos y de la trazada habitual en esa curva, aunque no hay que omitir que se trata de una lucha cuerpo a cuerpo en una primera vuelta, y que Verstappen ya había cerrado (y tocado ligeramente) a Lewis en una curva anterior. Los dos entraron a más velocidad de la debida en Copse y sus trayectorias no eran las habituales de una vuelta en solitario.

Los equipos deberán informar a la secretaría de los comisarios quién asistirá a la videoconferencia del jueves antes de las 17:00 (hora local) de este miércoles.

Lejos de que se dé un carpetazo, la polémica parece adquirir un nuevo impulso, algo que alimentará la tensión entre los dos candidatos al título Mundial y puede generar situaciones de peligro para ellos y para el resto de competidores. Los calificativos de Christian Horner, que ayer mismo se refirió a Hamilton como "agresor", no parecen ser de ayuda para serenar el ambiente que parecen querer sacar del ámbito puramente deportivo, para convertirlo en un proceso casi judicial.

Toto Wolff, por su parte, ha mostrado su preocupación por una situación que se les puede escapar a todos de las manos, pues tiene en cuenta la presión que se ejerce sobre ambos pilotos. No obstante, Hamilton fue claro y ya dijo tras su victoria en Silverstone: "No voy a dejar que nadie se interponga en mi camino".

Foto: Twitter / Ilustrativa