Una nueva controversia generó el socavón de Juan C. Bonilla ahora porque un estudio que podría dar indicios sobre su origen, divulgado por el gobierno del estado, fue desconocido por el Instituto Politécnico Nacional (IPN), al que se atribuye su autoría.

 “El Instituto Politécnico Nacional, en su calidad de institución de educación superior tecnológica del Estado mexicano, no tiene ningún vínculo oficial con los estudios realizados para investigar las causas del socavón en Puebla”, puntualizó en un comunicado en su cuenta de twitter.

Pero el gobierno de Puebla, a través de la Secretaría de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial (SMADSOT), precisó que mantiene “una relación institucional con el Instituto Politécnico Nacional (IPN), a través del doctor Víctor Florencio Santes Hernández, presidente del Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios Sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CIIEMAD)”.

En un comunicado, la SMADSOT precisó que “fue a principios de junio cuando estableció comunicación con Óscar Goiz Amaro, con quien se acordó la entrega de la documentación necesaria para establecer el convenio de colaboración entre la dependencia y los investigadores del CIIEMAD, para el desarrollo de la investigación geocientífica relacionada al socavón ubicado en Santa María Zacatepec, como consta en la comunicación oficial institucional entre ambas instancias”.

“La dependencia otorgó todas las facilidades para que el equipo comandado por el doctor Pedro Francisco Rodríguez Espinosa, realizará los trabajos conducentes que llevaran a conocer las causas del hundimiento”, añadió la secretaría.

En la visita que hizo el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta a la población afectada por el socavón, el pasado 10 de junio, Pedro Francisco Rodríguez Espinosa, informó de los análisis que se harían en la zona.

El pasado jueves 8 de julio, la titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Beatriz Manrique Guevara y el gobernador Miguel Barbosa Huerta dieron cuenta del resultado preliminar de esos análisis.

El ahora controvertido estudio señala que la extracción intensiva de agua en Juan C. Bonilla, luego de una larga sequía de 3 años y las posteriores precipitaciones pluviales de hasta 85 por ciento por arriba del promedio, fueron las causas del socavón. También refiere que el agua del socavón no es residual, ni sulfurosa.