A través de redes sociales se ha dado a conocer el movimiento #YoSoyUDLAP que surge días después de la toma del campus por fuerzas estatales hace una semana. Ahora los alumnos se organizan para exigir al gobierno la liberación de su universidad.

A través de su cuenta de twitter @YUdlap, los estudiantes compartieron su postura ante los hechos ocurridos desde los hechos del pasado martes 29 de junio, en la cual destaca la necesidad de integrar  la voz de la comunidad universitaria en la solución del conflicto.

También exigen la liberación del campus, que el conflicto legal se resuelva conforme a la ley, el rechazo al nuevo patronato encabezado por Horacio Magaña Martínez, que a la fecha –señalan- no ha mostrado interés en generar un diálogo sobre el futuro académico de la institución.

El comunicado no es el único documento que han dado a conocerlos estudiantes, pues el movimiento también cuenta con un pliego petitorio, firmado por integrantes de la comunidad estudiantil de la UDLAP, en el que destacan  puntos como los siguientes:

·         Elementos de seguridad pública abandonen las instalaciones.

·         Ninguno de los procesos administrativos o académicos de estudiantes y egresados se vean afectados.

·         Se asegure la integridad de los estudiantes que se encuentran en Colegios Residenciales.

·         Pago en tiempo y forma de nómina a trabajadores.

·         Horacio Martínez Magaña realice una declaración oficial sobre los hechos ocurridos.

De la misma forma, han convocado a una marcha pacífica para el próximo sábado 10 de julio a las 12:00 p.m., que partirá de la entrada del Colegio Bernal, sobre la 14 oriente. También pidieron a los asistentes vestir de verde, naranja o con distintivos UDLAP.

El movimiento se ha extendido a otras redes sociales, como Instagram, en donde a través de historias con el #Yosoyudlap, diversos estudiantes se han unido a una cyberprotesta compartiendo sus fotos sobre los hechos ocurridos.

Finalmente, la cuenta aclara que la organización NO está involucrada en temas políticos y legales por los que se está atravesando, ni representa ninguna de las partes del conflicto, únicamente se mueven por la representación de las exigencias estudiantiles.

Los alumnos también se encuentran recabando firmas a favor de la liberación del campus en la plataforma digital Change.org, en donde hasta el momento llevan más de siete mil.