Por segundo día consecutivo trabajadores del Sindicato Nacional de la Secretaría de Salud sección XXV de Puebla suspendieron sus actividades de las 8:00 a las 10:00 horas.

Según el sindicato, la suspensión se mantuvo en 83 unidades médicas con más de 10 mil trabajadores que demandan a la Secretaría de Salud, que preside José Antonio Martínez García, mejorar sus condiciones laborales.

Entre los hospitales que están en protesta se encuentran el Hospital General de Cholula, Centro de Salud Urbano Río Arronte, el CESSA de Zacatlán y Chignahuapan, Hospital General de Tepeaca,  Hospital Comunitario Tlacotepec de Porfirio Díaz, además de las 10 jurisdicciones sanitarias.

Los trabajadores denunciaron la falta de insumos básicos y de protección como cubrebocas KN95, batas desechables, guantes.

En el Hospital General de Acatlán no disponen de estetoscopios y son las enfermeras las que llevan su propio equipo.

En otras unidades hace falta termómetros, baumanómetro, oxímetros, elementos necesarios en la pandemia de Covid-19. También no cuentan con estetoscopios, gel antibacterial, jeringas, gasas, lentes, papelería, bolígrafos, papel para electrocardiograma, punzocat, normogoteros.

“Lo que más urge es el equipo de protección médica y de Covid-19. Hacen falta tubos para laboratorio, catéter venoso central y hasta equipos para bombas de infusión”, señalaron al decir que el parque vehicular, incluyendo ambulancias están en malas condiciones.

Durante la mañana de este miércoles en centros médicos de la ciudad de Puebla se observó aglomeración de derechohabientes, que esperaron más de tres horas.

Trabajadores no sindicalizados reportaron que sólo atienden urgencias médicas y que aunque la espera es prolongada se atiende a todos.

En el momento que este diario realizó un recorrido constató que sólo se dio atención prioritaria, en tanto, los ciudadanos que tenían cita para consulta general no fueron atendidos, sino hasta después de las 10 de la mañana.

“Nosotros estamos firmes en un paro hasta el viernes, hasta que se llegue a un acuerdo con las autoridades”, declaró otro trabajador de manera anónima.

Aunque el 22 de junio, el gobernador instruyó a los titulares de las Secretarías de Salud, Administración y Finanzas, establecer mesas de trabajo para atender las inconformidades de los sindicalizados, la dirigencia sindical informó que aún no hay acuerdos para una primera reunión.

Derechohabientes lamentaron que las autoridades estatales no intervengan para solucionar la falta de médicos y de atención a enfermos.

Elodia, paciente del Centro de Salud Urbano número 1, acusó que la espera prolongada de atención se suma la falta de medicamentos, principalmente de atención de diabetes.

En su opinión, sería mejor la contratación de mayor personal ante la demanda de enfermos y la adquisición de los medicamentos más costosos.

“Muchas veces nosotros tenemos que cubrir el gasto y pues somos familias de escasos recursos”, finalizó.